Editors, Razzmatazz, Barcelona (18-02-2020)

Editor celebran su 15º aniversario

Editors llega a Razzmatazz presentando su gira 20 aniversario con casi un sold out y mucho ambiente en la sala. La mediana edad es la que manda y los corros chillones se reparten por la sala. La barra va a cubatas antes del concierto y se va a notar.

Cuando aparecen en el escenario medio en penumbra el público está impaciente y con ganas. La primera descarga llega con An End Has a Start, toda la sala entra en comunión con el grupo desde el primer momento y Tom Smith anima para que la fiesta empiece en lo más alto y no dejará que decaiga en ningún momento.

Estamos en una fiesta de aniversario y los grandes éxitos de la banda caen en cascada, no tenemos que esperar mucho para que nos regalen Sugar en una interpretación cargada de energía que se transmite por toda la sala, son muchos los que corean toda la letra y especialmente los estribillos y el micrófono se acerca a sus voces para que la participación de la fiesta sea total. Es constante durante todo el concierto las gracias del líder de la banda a Barcelona por la entrega en todos los temas.

Todo el peso del concierto cae sobre Tom Smith, la participación del resto de la banda es anecdótica y en los temas más icónicos, es solo la presencia del cantante la que se siente en el escenario, que recorre de punta a punta constantemente para cruzar miradas con las primeras filas, que llevan guardando sitio desde la apertura de puertas. En Papillon, toma los mandos del concierto desde un pequeño atril situado en el centro del escenario con el sintetizador y se encarama como un predicador llamando a la revolución cuando sus  fieles gritan It kicks like a sleep twitch!.

El momento más íntimo llega cuando a solas con una acústica Tom interpreta No Sound but the Wind, los siseos llamando al silencio se extienden por la sala y algunos que han venido a pasar el rato no se dan por aludidos, lo que hizo que muchos no pudiésemos disfrutar del tema como nos habría gustado, la barra no para de servir cubatas.

Es de agradecer que en una fiesta de aniversario, dejasen para el bis el tema que los encumbró como banda de culto. Munich sonó rotundo, con una entrega total de la banda y el público estuvo a la altura del momento dando toda su energía hasta el último momento.

Fotos: Barbanero