Ilustradora, creadora de vídeos de animación para Red Hot Chili Peppers o Ezra Furman, y compositora. Beth Jeans Houghton no ha llegado a su tercera década de vida, pero ya cuenta con una carrera de lo más interesante. En el plano musical, empezó hace unos años, cuando formó una banda llamada Hooves of Destiny, con la que editó un álbum de debut que llegó a entrar en las listas británicas y les llevo a tocar a buena parte de los festivales del Reino Unido. Pero la cosa se quedó ahí, porque, poco tiempo después, Houghton emprendió su carrera en solitario bajo el nombre de Du Blonde. Un proyecto que ahora retoma con un segundo trabajo.

No lo ha tenido fácil en los últimos años la artista británica, que ha sufrido varias crisis de ansiedad. Pero, precisamente, eso, y su recuperación, es lo que le ha llevado hasta este “Lung Bread For Daddy”. Eso sí, no os esperéis el típico disco de superación a lo Lady Gaga y de “mira que bien lo he hecho”, las (malas) relaciones personales también juegan un papel importante en este trabajo. Es el caso de la bella, pero muy triste, ‘Holiday Resort’, donde no tiene ningún reparo en decir que echa de menos a la persona que ama, aunque esta no le convenga. O esa ‘Angel’, en la que se pregunta unas cuantas cosas tras una ruptura sentimental.

De buenas a primeras, lo más fácil, es compararla con la primera PJ Harvey o con Anna Calvi, por eso de que son rockeras y británicas, pero en su propuesta hay algo más que rock crudo y desgarrado. Resulta evidente que no tiene ningún reparo en irse hacia lados más pop, y lo demuestra muy bien en temas como ‘Take Out Chicken’, ‘Buddy’ o ‘Days Like These’, que son brillantes. Además, también sabe lo que es ponerse retro en un corte como ‘Coffe Machine’, en el que, eso sí, no puede evitar soltar unos cuantos guitarrazos al final. Y es que, se le da bien lo de explorar su faceta más cruda. ‘Peach Met’, ‘Baby Talk’ o ‘Acetone’, son de este tipo de canciones, y funcionan muy bien. Aunque, claro, también mete algún ingrediente más para suavizar, como un piano, algunas cuerdas o algún teclado.

Puede, y espero, que estemos ante su disco de confirmación, porque, la verdad, es que se lo merece.