Doves, ‘The Universal Want’ (Virgin, 2020)

Doves regresan con un disco algo tibio

Parece mentira, pero ya han pasado dos décadas desde que Doves nos cautivaron con ese himno de pop guitarrero llamado “Catch The Sun”. Desde entonces, han pasado muchas cosas. La banda de Manchester se convirtió en uno de los grupos emblema del nuevo rock británico, lo petó con su segundo trabajo, y se despidieron con dos discos notables. Ahora, once años después, vuelven con el que es su quinto trabajo. Y hay que decir que, para ellos, es como si estos veinte años no hubieran pasado. 

Para bien o para mal, ‘The Universal Want’ es un típico disco de Doves. Todos los tics que los llevaron a ser una banda de éxito están aquí. Pero claro, las cosas no funcionan igual ahora que antes. Su rock épico se resiente en 2020, y los mejores resultados vienen cuando se salen un poco de la norma. Es el caso de los temas protagonizados por un ritmo afrobeat algo más animado -no hay que olvidar que ellos vienen de la música electrónica-. Así, esa “Carousels” que lo abre, resulta ser de lo mejor del disco. Al igual que “I Will Not Hide”, que viene inmediatamente después. Y es que, tanto la una como la otra, cuentan con ese juego de baterías que se sale de lo normal en el mundo del rock, y que tanto han explotado en su carrera. Algo que también ocurre en la estupenda “Mother Silverlake”, donde se entregan a sonidos que se acercan al funk, y aciertan de pleno. 

Sí es cierto que Doves siempre han sabido hacer buenas baladas. Algo que demuestran en este trabajo con la emocionante “Cathedrals of the Mind”. Una canción que, una vez más, funciona porque meten algún ingrediente que se sale de su sonido habitual. En este caso es un ligero toque sintético, casi inaudible, pero que aporta una barbaridad en su conjunto. Algo que también se puede apreciar en la parte final del tema que titula el disco. Lo malo es que tarda tres minutos en llegar. 

Donde tan solo están correctos, es en ese rock tan anclado en principios de este Siglo. Temas como “Broken Eyes”, en el que se ve a la legua que han intentado dar con otro “Catch The Sun”, o “Prisioners”, se dejan escuchar y no se puede decir que sean aburridos. Pero si es cierto que también son muy olvidables. Eso sí, peor es el caso de “For Tomorrow”, donde nos dejan un empacho de rock épico de difícil digestión. 

Reseña Panorama
Puntuación