!!! (Chk Chk Chk), “Wallop” (Warp, 2019)

Hubo un tiempo en el que era habitual ver a Nic Offer en pantalones cortos por los escenarios españoles –servidor recuerda un gélido Sonorama en el que no sé cómo no pilló una pulmonía-. El cantante de !!! (Chk Chk Chk) fue uno de los showmans más carismáticos que nos dio la escena dance de principio de los años dos mil, y la verdad es que su banda eran un puntazo en directo y hacían bailar a cualquiera.

David Kilgour and The Heavy Eights, “Bobbie’s a Girl” (Merge Records, 2019)

Bobbie es una chica. Es una gata, para ser más precisos, la nueva gata de David Kilgour que, como nos pasa a muchos con nuestras mascotas, ha ido dominando gran parte de su espectro emocional hasta el punto de servir de inspiración para el nombre de este disco y para ocupar con su rostro toda la portada.

Los Punsetes, “Aniquilación” (Mushroom Pillow, 2019)

Hace ya un tiempo que el debate sobre si Los Punsetes es un grupo continuista no tiene sentido. Principalmente, porque es cierto. El grupo madrileño no esconde su fórmula, ni falta que le hace, porque funciona a la perfección, y con cada disco que van sacando la mejoran. Su sexto trabajo es otro trabajo lleno ironía, guitarrazos, y buenos estribillos pop.

Versing, “10000” (Hardly Art, 2019)

Versing son de Seattle y su álbum de debut se llamaba “Nirvana”, pero la música de este cuarteto tiene muy poco que ver con toda la escena que puso a esa ciudad del noroeste americano en el mapa hace ya treinta años. Lo suyo son las guitarras, sí, y lo suyo también son los noventa, pero se van hacia otro lado. Concretamente, hacia el indie-rock de Pavement, y por extensión, a todos esos coetáneos que hicieron una escena mucho más apasionante de la que llegó a los medios generalistas a principio de aquella década.

Belle & Sebastian, “Days of the Bagnold Summer” (Matador, 2019)

Son muchos los lanzamientos musicales que han hecho Belle & Sebastian en los últimos años, haciendo del segundo lustro de esta década una las fases más prolíficas de su carrera. Unos lanzamientos que los han mantenido de gira durante un buen tiempo, llegando incluso a crear su propio festival en un crucero, el cual, por cierto, salió desde Barcelona.

Frankie Cosmos, “Close It Quietly” (Sub Pop, 2019)

Resulta un tanto increíble que, con tan solo 25 años, Greta Kline vaya por el que podemos llamar su segundo disco de madurez. Pero claro, viendo el nivel de trabajo que tiene con Frankie Cosmos, es normal que la artista neoyorquina crezca a marchas forzadas. Y es que, en su nuevo trabajo, se aprecia un lado más profesional, menos amateur, y sí, mucho más maduro.

Metronomy, “Metronomy Forever” (Because Music, 2019)

Joseph Mount, líder de Metronomy, siempre ha comentado que no quiere repetirse y hacer el mismo disco constantemente. Algo que está muy bien, desde luego, pero también es algo bastante arriesgado. En su afán por desmarcarse en cada trabajo, lo único que ha conseguido es hacer discos realmente irregulares. Una irregularidad que vuelve a aparecer en su último trabajo.

Bedouine «Bird Songs of a Killjoy» (Spacebomb 2019)

Los melómanos angloparlantes suelen establecer una ilustrativa subcategoría para muchos de sus discos. Por un lado estarían los “Saturday night albums”, mientras...

Lower Dens, “The Competition” (Ribbon Music, 2019)

La evolución de Lower Dens ha sido una de las más curiosas de estos últimos diez años. El grupo de Jana Hunter comenzó la década entregándonos un rock oscuro, algo denso, y no apto paro los que buscaban la canción fácil. Pero, con el paso del tiempo, han ido quitándose esa introspección que caracterizaba el principio de su carrera, y han abrazado el pop sin ningún tipo de complejos. Algo que resulta evidente en su nuevo trabajo, donde no solo están más directos que nunca, también bastante más electrónicos que de costumbre.

Marika Hackman, “Any Human Friend” (Universal, 2019)

“Any Human Friend”, de Marika Hackman, es otro de los discos que tenemos que incluir dentro de esa lista de trabajos que reflejan una ruptura sentimental. El tercer álbum de la artista británica está compuesto tras romper con su novia, que no es otra que Amber Bain (The Japanese House), y como es habitual en un disco de ruptura, hay reproches, tristezas, y algo de liberación. Quizá, por eso, estamos ante la colección de canciones más asequible que ha hecho la artista británica hasta le fecha. Además de las más explicitas, porque, aparte de la natación, que es su nueva pasión, aquí se habla sin tapujos de la masturbación femenina, el sexo queer y el patriarcado

Bat For Lashes – Lost Girls (Awal, 2019)

Natasha Khan, más conocida como Bat For Lashes, se ha mudado a Los Angeles para hacer bandas sonoras de películas, pero las circunstancias han querido que acabe componiendo el que es el quinto trabajo de su carrera. La artista inglesa empezó este proyecto como una hipotética música para una película de chicas vampiras, pero se dio cuenta de que las canciones empezaban a encajar muy bien como un disco más de su discografía. Eso sí, las influencias que la llevaron a embarcarse en ese proyecto, siguen siendo las protagonistas de este “Lost Girls”.

Lloyd Cole, “Guesswork” (Eden, 2019)

Lloyd Cole podría haber seguido como hasta ahora, publicando algún disco de vez en cuando, y haciendo giras en solitario interpretando algunas de las mejores canciones de su carrera. Vamos, que podría vivir de la gloria pasada si quisiera, pero el músico británico ha decidido que ya está bien, y que ya era hora de darle un lavado de cara a su música.

Cassius, «Dreems» (Caroline / Universal 2019)

Nos ha costado sentarnos a disfrutar el último disco de Cassius. Y no porque le falten méritos, ni mucho menos, sino porque tres días antes de la fecha elegida para que viera la luz, nos topábamos con la inesperada pérdida al caer accidentalmente de un edificio de uno de sus dos componentes, el también celebrado productor Philippe Zdar (Philippe Cerboneschi). Eso deja a Boom Bass (Hubert Blanc-Francard) a solas en el barco, y nos hace pensar que este Dreems será el epitafio de una de las formaciones clave -y quizás ligeramente infravalorada- en el boom del "French Touch".

Drugdealer «Raw Honey» (Mexican Summer 2019)

Resulta fácil imaginar a Michael Collins enterrado en el delirio acumulativo de una colección de discos de vinilo de los 60 y 70, cogiendo al azar cualquiera de ellos y poniéndose como ejercicio el componer una canción inspirada en él. A eso suena su proyecto Drugdealer: a profundo conocimiento de lo más lustroso y lo más oculto de una época pasada, con la asombrosa capacidad para recrearlo en forma de canciones que son nuevas y originales, pero que parece que han estado con nosotros toda la vida.

Marry Waterson & Emily Barker, «A Window to Other Ways» (One Little Indian 2019)

Así, de entrada, no parecen haber motivos para que Marry Waterson y Emily Barker junten sus mentes y musas en un disco a dúo, más allá de que ambas tienen un largo historial colaborativo. La primera es una británica perteneciente a la realeza folk de las familias Waterson y Carthy (de hecho, su voz a veces recuerda estremecedoramente a la de su añorada madre, Lal), mientras que la segunda es una australiana con querencia por los sonidos de americana, country y soul.

Ohtis, «Curve Of Earth» (Full Time Hobby 2019)

Cuando “ellos” intentaron que Amy Winehouse fuera a rehabilitación, ella dijo “no, no, no”. Desgraciadamente, ya sabemos cómo acabó esa historia. Ahora, en un contexto totalmente diferente, el trio norteamericano Ohtis publica una canción también llamada Rehab que pinta un panorama igual de desolador pero con un final mucho más luminoso. El cantante y compositor principal Sam Swinson sabe muy bien lo que es tocar fondo y lo que es necesitar de ayuda externa para desengancharse de lo más duro.

Local Natives «Violet Street» (Loma Vista / Caroline 2019)

A todo aquel que quiera escuchar historias de festivalero, le suelo contar acerca de la sorprendente actuación de Local Natives en el Primavera Sound de 2013, donde llegaron como banda menor, casi de tapadillo, y dejaron a todos los presentes apabullados con un concierto contundente, eufórico y de una precisión que asustaba. Puede que ese año la gloria primaveral estuviese destinada para gente como Blur, Phoenix o Animal Collective, pero esa noche los Local Natives dejaron claro que sabían jugar como nadie al juego del indie millenial.

White Denim, «Side Effects» (City Slang 2019)

Cuando escuchamos a White Denim, una de las frases que nos suele venir a la cabeza es “no pueden hacer nada mal”. Cualquier variante del rock a la que le hinquen el diente (garajero, psicodélico, hard rock, progresivo…) la resuelven con espectacular solvencia compositiva e interpretativa. Pero esa frase recurrente se hace más pertinente con este Side Effects, su noveno trabajo en estudio. No sólo son eternamente efectivos en lo que hacen, es que también son unos supervivientes. Cuando perdieron a la mitad de la banda hace unos años (incluyendo al espectacular baterista Josh Block), llegamos a pensar que era el final de una banda que hacía de su imponente cohesión uno de sus valores principales.

Hatchie, “Keepsake” (PIAS, 2019)

Harriette Pilbeam, más conocida como Hatchie, nació en 1993, cuando grupos como Cocteau Twins, The Sundays o Lush, ya eran clásicos de eso que llamamos dream-pop. Pero, de alguna forma, esta australiana, ha cogido el relevo de todas esas bandas y, dos décadas después, lo ha actualizado. ¿Cómo lo ha hecho? Muy fácil: dándole un enfoque mucho más pop.

Hot Chip, “A Bath Full of Ecstasy” (Domino, 2019)

Tras su, un tanto irregular, anterior trabajo, Hot Chip necesitaban un pequeño cambio de aires. Un cambio que ha llegado con Philippe Zdar y Rodaidh McDonald, los dos productores externos que se han encargado de aconsejar a la banda inglesa en su séptimo trabajo.
>