Publicidad

Self Esteem, “Compliments Please” (Universal, 2019)

Autor:  | Google+ | @curtillo

Ahora, que das una patada a una piedra, y salen 200 cantantes de pop, es importante diferenciarse un poco. Porque, la verdad, no todo el mundo puede ser Ariana Grande o Carly Rae Jepsen. Eso es lo que ha debido pensar Rebecca Lucy Taylor, que tras militar unos cuantos años en Slow Club, ha decidido saltar al mundo del pop más mainstream y formar Self Esteem. Con la diferencia de que, aquí, encontramos un poco más de variedad, y una cierta influencia de algunos sonidos más étnicos.

Sin un buen single no hay quién triunfe en el mundo del pop. Afortunadamente, Taylor, tiene unos cuantos que son incontestables. El primero es ‘The Best’, donde saca su lado más electrónico, y nos deja un corte que se pega a las primeras de cambio. Luego tenemos ‘Girl Crush’, en la que consigue que los sonidos africanos se adapten al pop. Además, con esas percusiones locas y esas cuerdas, uno se queda un poco descolocado. Pero para bien. Al igual que en la noventera ‘Rollout’, que te lleva de maravilla a bandas como PM Dawn o Soul II Soul. Y, por último, tenemos ‘Monster’, un corte más convencional, en el que entran en juego los ritmos más hip-hop. No obstante, ella misma confiesa que Kanye West ha sido una de sus principales influencias.

El problema que tiene “Compliments Please”, es su irregularidad. Además, es un disco que se va a los 50 minutos y contiene 16 canciones. Pero no todas funcionan. Si lo hace una balada ‘Steady I Stand’, que la verdad es que le ha quedado muy emocionante. Pero no en ‘Favourite Problem’, otra de las baladas del disco, que no despega hasta el minuto final, y resulta algo aburrida. Y así durante todo el disco, entregando una canción notable, para acto seguido bajar el listón con algún tema realmente prescindible. Quizá, por eso, lo más interesante, es cuando se sale de la norma. Algo que hace en ‘In Time’, donde se saca de la manga un tema épico que va subiendo de intensidad a medida que van pasando los segundos. O esa ‘Actors’ en la que solo se hace acompañar de unas palmas y unos coros. Bueno, y una discreta caja de ritmos que entra casi al final.

Self Esteem entrega un debut en el que hay buenas ideas, pero no siempre las ejecuta muy bien, de ahí que estemos ante un trabajo bastante irregular.

Valoración: 7

To Top