Publicidad

Pete Doherty & The Puta Madres, “Pete Doherty & The Puta Madres” (Caroline, 2019)

Autor: | @sergiomiro

The Puta Madres. El nombre lleva estando ahí para que cualquiera lo coja y se eche unas risas desde que el mundo es mundo. Hacía falta alguien que ha hecho carrera del “nada importa una mierda”, como Pete Doherty, para adoptar una broma adolescente de brocha gorda como nombre de su nueva banda de acompañamiento.

Doherty se ha convertido en un cuarentón sin llegar en ningún momento a coronar todas las expectativas que generó su irrupción como uno de los faros creativos de The Libertines, un foco de atención mediática que le convirtió en la última esperanza que ha tenido el rock británico de consolidar un referente icónico para la juventud. Ahora, las nuevas generaciones no sueñan con tocar la guitarra, y tienen su atención puesta en ídolos de la música urbana, mientras Doherty genera menos titulares que antes, pero cuando lo hace, siguen estando relacionados con comportamientos marrulleros y hábitos tóxicos.

Aparcado -¿definitivamente?- el resurgir de The Libertines con su muy digno disco de 2015, “Anthems For The Doomed Youth, ¿qué tiene para ofrecernos Doherty con su nuevo proyecto? Pues, para empezar, a pesar de su macarra nombre de guerra, The Puta Madres son prácticamente una banda de country-folk. La voz arrastrada de nuestro hombre, y su característica guitarra de desafinado encanto rockero encuentra acomodo en una formación de amigos y viejos compañeros de batallas que trabajan muy bien los medios tiempos calmados con alguna concesión al arrebato (‘Who´s Been Having You Over’ es el momento de mayor orden y contundencia, un raro momento de pop guitarrero en la senda de Blur); El violín es la gran novedad y se muestra predominante, lo cual acentúa el lado más folkie de la cosa. Cuando la fórmula funciona (y con Doherty nada suele estar demasiado centrado durante demasiado tiempo), el disco parece una versión desenfadada de los Waterboys de “Fisherman´s Blues” (escúchese ‘The Steam’ como el mejor ejemplo de esto).

Como curiosidad, podemos detenernos en ‘Someone Else To Be’, cuyo título engañoso esconde una delicada versión del ‘Ride Into The Sun’ de Lou Reed, que en su recta final se fusiona inesperadamente con el ‘Don´t Look Back in Anger’ de Oasis. La cosa tiene su encanto, aunque me da que a Liam Gallagher no le hará gracia alguna.

Doherty sigue activo, y eso es buena noticia, aunque ya tendremos que ir pensando que esto es a lo más que podremos aspirar por su parte, a colecciones de canciones que le muestran con todos sus méritos y con todos sus vicios (musicales, esta vez hablamos de los musicales). Si hasta ahora no te has enganchado a sus trabajos, las novedades de este envoltorio no serán aliciente suficiente, pero si le echabas de menos, te encontrarás con una fresca manera de enfrentarte a él.

Valoración: 5,9

To Top