Publicidad

Hatchie, “Keepsake” (PIAS, 2019)

Autor:  | Google+ | @curtillo

Harriette Pilbeam, más conocida como Hatchie, nació en 1993, cuando grupos como Cocteau Twins, The Sundays o Lush, ya eran clásicos de eso que llamamos dream-pop. Pero, de alguna forma, esta australiana, ha cogido el relevo de todas esas bandas y, dos décadas después, lo ha actualizado. ¿Cómo lo ha hecho? Muy fácil: dándole un enfoque mucho más pop. La de Brisbane no tiene ningún problema en citar a todos esos grupos independientes como una de sus máximas influencias, pero también a artistas mucho más mainstream, como Carly Rae Jepsen o Kylie. Gracias a esto, y con tan solo un EP y algún single, ha logrado dar con un sonido que la ha metido de lleno entre las artistas más prometedoras del momento. Algo que se confirma con su álbum de debut.

Keepsake” es un trabajo muy fácil de escuchar, y uno de esos discos que te deja embobado con tan solo una escucha. La australiana maneja de maravilla esos paisajes ensoñadores que tantos temazos nos dejaron en los ochenta y los noventa. Quizá es por eso, porque nos recuerda a épocas pasadas, y la nostalgia es muy traicionera, pero no vamos a quitarle méritos a esta chica. Y es que, vale, temas como ‘Not That Kind’, ‘Her Own Heart’ o ‘Secret’, no inventa nada, pero no pueden sonar mejor. Básicamente, porque, al darle un toque más pop y directo, también suenan más esplendorosas. Y si encima da con la conjunción perfecta entre la melodía y el estribillo, como es el caso de ‘Without a Blush’, nos encontramos con algo imbatible.

Una de las cosas que más sorprendieron de las primeras canciones de Hatchie, era el protagonismo que le daba a los teclados. Como ejemplo teníamos dos cortes como ‘Sleep’ y ‘Adored’, que dejaban ver una faceta más sintética y cándida. Aquí está un poco comedida, pero se ha dejaso algunos momentos para desmelenarse un poco. Uno de ellos es ‘Obsessed’, una autentica gema pop, donde entran en juego las cajas de ritmos, las cuales se fusionan con unas guitarras al más puro estilo New Order. Toda una delicia. Como también es una delicia ‘Keep’, o lo que es lo mismo, su incursión en el indie-pop guitarrero y directo. Aunque, si hay que quedarse con una canción de este disco, esa es ‘Stay With Me’. Principalmente, porque es donde consigue sonar con más personalidad. En ella, la electrónica se va fundiendo con su delicada voz, hasta explotar en una tormenta de guitarras de lo más ensoñadoras. Uno de los temas del año, sin duda.

Keepsake” confirma a Hatchie como una de las artistas más interesantes del pop actual. Además de una de las más entretenidas, porque es uno de esos trabajos en los que casi todas las canciones podrían funcionar como single. Y eso no es fácil.

Valoración: 8

To Top