Publicidad

Boy Harsher, “Careful” (Nude Club, 2019)

Autor: | @sergiomiro

“Con cuidado”, nos dice el título. Para August Muller y Jae Matthews, ese “Careful” ha sido una especie de mantra que les ha ayudado a sobrellevar los embates sufridos en los dos últimos años, desde pérdidas familiares hasta una crisis de pareja que casi acaba con este proyecto musical (en la historia de Boy Harsher, primero fue el romance y luego la alianza creativa). Por suerte, ese cuidado, ese tomarse las cosas con calma y paso a paso les ha llevado a un sitio mejor, el que ocupan en la actualidad, de estabilidad emocional y de un reconocimiento artístico que cada vez les sitúa en mejores escenarios en su país, y sobre todo en Europa. Y es que hay algo muy europeo en el tecno oscuro, misterioso, cinematográfico y al mismo tiempo bailable que han terminado perfeccionando en este “Careful. Cuenta la leyenda que Jae se enamoró de August al verle bailar al son del ‘Bizarre Love Triangle’, y en cierta manera esa historia de amor es una perfecta descripción de su sonido: tecno, pasión y seducción.

Sacan oro de los pocos elementos con los que cuentan (o con los que quieren contar, mejor dicho), una paleta de sintetizadores ritmos primitivos y machacones que, sorprendentemente, dan para permutaciones suficientes como para tenernos entretenidos durante los 45 minutos que dura el disco, sobre todo porque a la voz de Jae le sobra carisma para llevarnos donde plazca. Además, el ritmo y el ambiente nos ofrece curiosos respiros en forma de piezas que dan rienda suelta a su reconocida pasión por el cine, y que nos van situando en ambientes infernales y callejones sospechosos a los que luego prenderán fuego con sus composiciones.

Han ido con cuidado, y el público ha salido ganando, con una de las más interesantes formaciones actuales de synth-punk, darkwave o como sea que toque etiquetarlos ahora.

Valoración: 7

To Top