Publicidad

Beth Gibbons, Krysztof Penderecki, Polish National Radio Symphony Orchestra, “Henryk Górecki, Symphony Nº3, Symphony of Sorrowful Souls” (Domino 2019)

Autor: | @sergiomiro

Van pasando años que nunca recuperaremos y seguimos asistiendo al drama que es que alguien como Beth Gibbons se prodigue tan poco con su voz. Su legado grabado se limita a tres discos en estudio y uno en directo con Portishead, y a una preciosa colaboración con Rustin Man que no da visos de tener continuación planificada. De ahí que la noticia de una nueva publicación suya en este 2019 fuese motivo de gran celebración y expectación. Al final, la cosa tiene algo de truco, ya que el disco (y película-concierto) en cuestión es la grabación del recital que ofreció en Varsovia en noviembre del 2014, junto a la orquesta nacional polaca y bajo la dirección del mismísimo Krzysztof Penderecki, leyenda por derecho propio como compositor de música contemporánea y bandas sonoras. La ocasión bien merecía ser preservada para la posteridad, no sólo por el atractivo de los protagonistas, sino porque la obra escogida para la ocasión es un hito en si misma, nada menos que la “Sinfonía de las lamentaciones” del polaco Henryk Górecki, que de manera sorpresiva acabó siendo la obra de música clásica más vendida de la historia gracias a la grabación que Nonesuch publicó en 1992 a cargo de la London Sinfonietta,

Aunque el éxito de ese disco hizo que la obra entrase de lleno en la cultura popular, con todo lo que ello significa (varias grabaciones publicadas posteriormente, uso recurrente en publicidad y en bandas sonoras…), esta nueva versión llega para aportar algo nuevo y, quién sabe, reclamar para nuevas generaciones el impacto que generó aquella grabación de Nonesuch en un público que jamás se habría planteado adquirir un disco orquestal de una pieza compuesta en el s. XX.

Queda claro que Gibbons no es Dawn Upshaw; no posee una voz entrenada según el rigor clásico, ni el rango de soprano para el que fue escrita la partitura, pero a cambio tiene una de las voces más sobrecogedoras de la música popular, capaz de transmitir dolor, melancolía e inquietud con cara giro melódico que ejecuta. Si acaso, el que las notas escritas por Gorecki la sitúen en un espectro vocal superior al que le resulta naturalmente cómodo, contribuye a generar un equilibrio entre la belleza y el desasosiego que casa perfectamente con las intenciones intuidas en la obra original.

 

Valoración: 7

To Top