Caroline Kingsbury es una de las artistas pop con mayor proyección de la actualidad. La artista de Los Ángeles lleva desde 2017 auto editando singles y girando con artistas como Chai o Alex Lahey, pero 2021 es el año en el que se tiene que convertir en protagonista. Acaba de publicar ‘Heaven’s Just a Flight’, el que es su álbum de debut, en Fortune Tellers, el sello de Peter Matthew Bauer de The Walkmen. Pero poco tiene que ver su música con la del bajista de Filadelfia. Lo suyo es el pop y el rock con sabor a los ochenta. Además, muy descaradamente, porque lo adopta sin complejos y con bastante talento. Eso sí, sus letras hablan de lo que es salir del armario en una familia religiosa, y de encontrar una nueva vida lejos de ese entorno. Eso en la primera parte del álbum, ya que la segunda está marcada por la reciente muerte de su hermano a causa del cáncer. En cualquier caso, estamos ante un disco lleno de temas directos. Ahí está esa confesión en forma de canción pop a lo Madonna -dicho por ella misma- llamada “Kissing Somene Else”, o ese lado más rock y épico que muestra en “Fall In Love”. 

Heaven’s Just a Flight’ está a la venta vía Fortune Tellers.