8.1
Score

Final Verdict

Dehd se confirman como una de las mejores bandas de la actualidad con 'Blue Skies', un disco lleno de grandes canciones en el que sacan a relucir su lado más pop y retro.

Dehd es una de esas bandas que consigue mucho con muy poco. El trío de Chicago se apoya en la clásica alineación de guitarra, bajo y batería para componer sus canciones, pero estas suenan increíblemente frescas. Es algo que pudimos comprobar en ‘Flower of Devotion’, su estupendo tercer trabajo, y algo que mejoran en su nuevo álbum. Aunque haya sido por circunstancias ajenas a ellos, ya que, como la pandemia les pilló en mitad de la composición de estos temas, tuvieron más tiempo para pulirlos. Y el caso es que les vuelve a funcionar.

Blue Skies’ es un trabajo más pop que su antecesor. En parte, también, porque han metido algún elemento más, como un teclado y una caja de ritmos. Pero lo cierto es que tuvieron unas sesiones de grabación de ensueño en un estudio de Sacramento, y eso es algo que han trasladado al sonido final del disco. Además, han confesado que ahora solo quieren hacer música alegre, e incluso que sirva para lanzarse a la pista de baile. Y, es más, Jason Balla, que además de tocar la guitarra, también ha producido el disco, ha confesado que quería que tuviera la energía con la que contaba el ‘Merriweather Post Pavillion’ de Animal Collective. Aunque su sonido tiene poco que ver con el de la banda de Baltimore.

Lo de tratar de dar con un sonido u otro está muy bien, pero al final, lo que cuentan son las canciones. Y ahí Dehd no fallan. Sobre todo, cuando se sacan de la manga temas tan directos como “Bad Love” o “Bop”, que representan su faceta más animada. De hecho, en la segunda, están de lo más juguetones y se atreven con unos coros que son puro bubblegum. Y si nos vamos a “Empty In My Mind”, nos encontramos con una maravilla en la vemos que las cajas de ritmos se fusionan muy bien con esa batería que hace virguerías a lo largo de todo el disco. Pero ojo, que no se olvidan de ese rollo rock tan sixties que siempre ha tenido su música, y en las notables “Stars” y “No Difference” da buena cuenta de ello.

La otra faceta de Dehd, la que nos lleva a su lado más épico y reposado, también está muy bien representada aquí. Además, es donde la voz de Emily Kempf cobra más protagonismo. Porque, aunque muchas veces comparta las labores vocales con Balla, ella es la que lleva muy arriba temas como “Clear” y “Window”. Además, en esa dulce nana tan retro llamada “Waterfall”, se hace con unos coros absolutamente maravillosos. Y es que, no hay nada que se les de mejor que acercarse a los sesenta y dejarse llevar por su lado más melódico. Algo que resulta evidente tras escuchar esa pequeña joya llamada “Memories”. Aunque también hay que decir que no se les da mal explorar nuevos caminos y entregar una canción como “Hold”, donde llevan su música a su lado más bailongo.