Se nos fue todo un icono de los 80, un autentico romántico que vivió atormentado por miedos y demonios gran parte de su vida. Padecía un trastorno bipolar con brotes psicóticos que le marcó por completo el día a día y su forma de expresar los sentimientos mediante dibujos o canciones sinceras e incluso un poco infantiles.

El pasado martes murió de un ataque al corazón en casa de sus padres, en Texas, tras haber sido hospitalizado días antes por problemas hepáticos causados por décadas de medicación psiquiátrica.

Grabaciones caseras y de baja calidad que vieron con la explosión del rock alternativo en los 90, como muchos artistas y grupos, lo reivindicaron y citaron como una gran influencia: Sonic Youth, Yo La Tengo, Nirvana, Teenage Fun Club… lo que le llevo a grabar para una multi en 1994, “Fun”.  

El documental The devil and Daniel Jonhston, nos muestra un hombre obsesionado con el amor, el diablo, los cómics y los Beatles.

Retirado durante años, entrando y saliendo del psiquitrico varias veces, en 2017 realizaría su gira de despedida. Acompañado por miembros de las bandas Wilco, Built to Spill y Fugazi, ofreció conciertos de apenas media hora, y con un Daniel más abstraído que nunca.

Descanse en Paz.