7.8
Score

Final Verdict

Comando Suzie vuelven con un nuevo mini-LP en el que recuperan su pasión las guitarras y su sonido más post-punk. Y hay que decir que se les da de maravilla.

Ahora que parece que hay toda una escena nacional en la que el post-punk y la oscuridad son los principales protagonistas, no está de más recordar que hay bandas que llevan un buena cantidad de tiempo editando discos basados en estas coordenadas. Uno de ellas es Comando Suzie, toda una institución en la escena dark Barcelona, y uno de esos grupos que cuentan con unas letras costumbristas y llenas de personalidad. Además de un peculiar sentido del humor.

Tras su anterior trabajo, el notable y mucho más electrónico, ‘Corazón o Plomo’, Comando Suzie vuelven a su faceta más post-punk en ‘Los últimos golpes’. En su nuevo mini-lp recuperan la pasión por las guitarras oscuras, las cuales fusionan con total normalidad con ese lado más synth-pop de que aparecía en su anterior álbum. No obstante, Èric Palaudàries, el que fuera su guitarrista, ha vuelto a la formación tras un pequeño descanso.

Una de las grandes bazas de Comando Suzie son los retratos costumbristas que aparecen en sus canciones. Ahí tenemos “Marea Negra”, el tema que abre el disco. En él nos cuentan la historia en plena pandemia de una joven pareja, seguidores del post-punk ruso de Human Tetris y Motorama, que se duerme todas las noches “abrazada a una caja de ritmos”. O ese retrato de una obsesión inconfesable que se deja ver en la “La chica del chándal”. Además de su propia obsesión por la sumisión y el control, la cual aparece en la estupenda “Mistress”.

A pesar de la oscuridad que suele tener su música, hay momentos en los que Comando Suzie también se deja llevar por un lado más pop. Es el caso de “Otra vida”, una pequeña joya en clave synth-pop que cuenta con un estribillo de lo más luminoso. Además de un teclado que parece sacado de la época del italo-disco. No obstante, es una canción de amor. Eso sí, muy peculiar. Aunque para peculiar, la relación tóxica que protagoniza “Tu fuego”, en la que pisan el freno para dejarnos otra historia de sumisión. Y lo hacen adornandola con un estribillo muy pop y una trompeta que resulta bastante sorprendente.