Publicidad

Vengadores: Endgame – Excelsior!

Autor: | @JorgeABertran

Vengadores: Endgame es nada menos que la valiosa oportunidad de volver a sentirse como un niño, de recuperar la fantasía y el idealismo. Si hablamos de cine de entretenimiento, solo puedo decir que es una auténtica cumbre. Un final equiparable e incluso superior al de sagas como Star Wars, El Señor de los Anillos o Harry Potter, por mencionar las más populares. Para entender bien lo que quiero decir, hay que tener en cuenta que no estamos ante una obra única, sino ante una narrativa que abarca, como ya sabéis, 22 películas y dos series de televisión. Y esta última pieza de los hermanos Russo es la culminación de todas esas historias que nos ha mantenido entretenidos durante 11 años.

El gran logro del arquitecto de esto, el ‘Stan Lee’ del Universo Cinematográfico de Marvel, Kevin Feige, es que ha conseguido ir moviendo los hilos hasta lograr algo que me parece imposible: que esto haya ido de menos a más. Sí, nos gustó mucho Iron Man (2008) y flipamos con Los Vengadores (2012), e Infinity War (2018) parecía insuperable. Hasta Endgame. Es más grande, más épica, más graciosa y mola más que todo lo que hemos visto antes. Y, sobre todo, es realmente emocionante. Marvel Studios ha conseguido que el espectador tenga la misma reacción al reencontrarse con estos superhéroes, en tan solo 11 años, que la de los fans de Star Wars en El despertar de la Fuerza (2015) al ver de nuevo a Han Solo (Harrison Ford) y a Chewbacca (Peter Mayhew) tras más de 30. Aquí, el Capitán América (Chris Evans), Iron Man (Robert Downey Jr.), la Viuda Negra (Scarlett Johansson), Hulk (Mark Ruffalo), Thor (Chris Hemsworth) y Ojo de Halcón (Jeremy Renner) llegan al final de un ciclo. En la película hay tiempo para desarrollar cada uno de esos personajes, pero no solo eso, cada uno de ellos está realmente bien. Un montón de superhéroes más les acompañan, y también tienen su momento en pantalla, lo que justifica el abultado metraje. Se hace corto.

Vengadores: Endgame cumple absolutamente con las expectativas que puedes tener al entrar en la sala, pero encima lo hace sorprendiéndote con giros argumentales que llevan a lugares insospechados, arriesgando mucho con momentos de humor, pero también con escenas dramáticas. Y aunque la película se puede disfrutar siendo un espectador casual, es una auténtica fiesta para el fan que haya visto todas las entregas anteriores. Endgame conecta y tiene guiños, me atrevo a decir, para cada uno de los 21 films previos. Revisita especialmente aquellos episodios directamente relacionados con las gemas del infinito (puedes leer mi texto sobre ello, aquí). Incluso, se preocupa de cerrar el relato de la inconclusa serie de televisión Agent Carter, que muy pocos vimos. Y aunque no se puede contar nada de la trama, hay que decir que estamos ante un producto luminoso, divertido, emotivo y que muestra valores más que interesantes sobre el sacrificio, la solidaridad, el feminismo y la igualdad de todas las razas. Su mensaje es tremendo: en lugar de atemorizarnos con el Apocalipsis que viene, nos dice qué hacer cuando el fin del mundo haya llegado. ¿No es eso mucho más valioso? Y establece como villano a esos líderes que prometen un futuro mejor dividiéndonos para que una mitad deje atrás a la otra. Ante eso, Vengadores: Endgame propone que la única forma de vencer, de evitar el desastre, es estar unidos. Viendo las reacciones del público durante el estreno, viendo cómo aplaudían, gritaban, aullaban, reían y lloraban, me quedo con la sensación de que estos héroes han venido también para salvar al cine.

To Top