Publicidad

Hannibal: canibalismo gourmet

Autor: | @Forjanes_AS

Lo digo de primeras: ‘ Hannibal ’ es la serie más infravalorada de la television actual. Quizás le penalice su alto contenido intelectual, su ritmo elegantemente pausado y ser más fría que la entrepierna de una esquimal, que dirían los reclutas de La Chaqueta Metálica. Todo eso es cierto. Pero es que las andanzas del doctor Hannibal Lecter tienen que ser así, una orgía para los sentidos audiovisuales degustada recreándose en cada bocado. Canibalismo con estrella Michelín y sesudo, valga la inquietante analogía…

hannibalserie1

Esta semana acabó la segunda temporada y ya está confirmada la tercera. El arco argumental recorre las primeras andanzas del doctor Lecter reflejadas en la novela ‘Red Dragon‘ de Thomas Harris (que ya fue llevada al cine en 1986 y 2002). Años antes de lo que vimos en ‘El Silencio de los Corderos’. O lo que es lo mismo, a Lecter antes de estar en el trullo y de que le pusiesen la famosa careta. En todo caso, hay que congratularse por poder ver otros 13 episodios a un Mads Mikkelsen soberbio como el refinado psicópata. El danés está a punto de derribar la puerta del estrellato y su traje de matar es de plástico. Lecter no quiere sangre en sus trajes de corte impecable. Mikkelsen ya se metió en nuestras cabezas como el Le Chiffre de ojo sangrante en ‘Casino Royale’ y no tendrá el carisma de sir Anthony Hopkins ni falta que hace, acojona incluso más.

hannibalserie2

En todo caso, una serie así corre el peligro de ser heliocentrista en torno al seductor psiquiatra caníbal y su afán por comerse personas, pero el balance con los secundarios permite a la serie respirar y mostrar otros ángulos. Hay que decir que Hugh Dancy cansa con sus caritas para retratar al pobre y torturado Will Graham, pero Laurence Fishburne eleva el nivel en el papel de Jack Crawford.

Hannibal‘ consigue que puedas admirar truculentos crímenes y mutilaciones desde un prisma artístico y es una gozada hasta en los detalles más superficiales. Ojo que hay toque español, con la participación del inefable cocinero Jose Andrés (otro que paseó sus chistes por TVE1). Se está forrando en Estados Unidos y ejerce como consultor culinario de la serie desde Washington. De hecho, hay un blog (http://www.janicepoonart.blogspot.ca/?m=1) con los platos y recetas para recrear, espero que sin carne humana, los platazos que salen en pantalla. También hay toques especiales, como darle la dirección de algunos episodios a Vincenzo Natali. Diecisiete años después de aquella sorprendente ‘Cube’, pieza de culto indie, sus influencias cronenbergianas le van como un guante al espíritu surrealista e inquietante de las partes más alucinógenas. Yo ya no paro de ver venados por todas partes.

hannibalserie3

La base de la pirámide en todo caso es un guión de una sutileza sublime. Bryan Fuller, showrunner y guionista, debe ser ajedrecista o aficionado a los escaques. En el libreto se tejen complicadísimas estrategias, se sacrifican peones, cuando menos te lo esperas un alfil te tiende una celada, aparecen defensas sicilianas y contrataques relámpago… Una batalla psicológica como se han visto pocas en televisión. Como mejor exponente queda el último episodio (‘Mizumono‘) pura orfebrería y con merecimiento una obra cumbre de la ficción televisiva moderna que deja una frase crepuscular de Hannibal a su amigo/discípulo/némesis Will Graham para la historia. “Te permití conocerme, te dejé verme. Te di un regalo precioso… y no lo quisiste”. Una finale de la que estaría orgulloso George RR Martin, creador de la saga literaria en la que se basa Juego de Tronos. A buen entendedor…

Para la próxima temporada, Bryan Fuller ha anunciado que acudirá a las novelas ‘Hannibal Rising‘ y ‘Hannibal‘ para fusionarlas a su aire alterando “significativamente” los primeros pasos de nuestro caníbal renacentista. Pinta bien, pero no nos engañemos, todos queremos ver cuando aparecerá Clarice Starling, si es que sale, porque la productora de ‘Hannibal‘ no tiene (aún) los derechos del personaje. Maldita sea.

 

 

To Top