Publicidad

Fuga en Dannemora – Evasión o derrota

Autor: | @JorgeABertran

Creada y escrita por Brett Johnson y Michael Tolkin, basada en hechos reales, Fuga en Dannemora es la historia de dos presidiaros, encerrados en la cárcel del título, y de su relación con una funcionaria de prisiones, que dirige un taller de confección dentro de dicho centro penitenciario. Dirigida por Ben StillerBocados de realidad (1994), Zoolander (2001)- el conocido actor, al que relacionamos sobre todo con la comedia, sorprende aquí con un registro sórdido, descarnado y pesimista. Con ello ha conseguido una nominación al Emmy, que se justifica por una efectiva puesta en escena. Stiller demuestra ser un buen narrador, pero además, imprime una atmósfera desesperanzada y, en momentos clave de la historia, se luce con ideas de planificación atrevidas. Pero sobre todo, Stiller crea las condiciones para que sus actores se luzcan. Estamos ante un relato que se apoya sobre todo en sus personajes y en sus intérpretes, todos estupendos.

Patricia Arquette está irreconocible como Tilly, una mujer madura, poco atractiva, insatisfecha con su vida, que encuentra consuelo dando rienda suelta a pecados inconfesables. La interpretación de Arquette es notable, dando vida a una representante de esa clase trabajadora educada para desear un manido ‘sueño americano’ -la escena de las pijas que se ríen de ella en la peluquería- que no tienen la más mínima oportunidad de alcanzar. Con una imagen descuidada, barata, vemos a Tilly sufriendo estrecheces económicas, con un marido mediocre -mención aparte merece un estupendo y transformado Eric Lange como Lyle- y un hijo del que solo queda una fotografía en su mesilla. Patricia Arquette, como actriz, ya lo ha conseguido todo, Oscar incluido, pero aquí vuelve a demostrar su talento. No es casualidad que haya ganado un Globo de Oro y opte a un Emmy.

To Top