Ya teníamos ganas de escribir en Indienauta sobre conciertos y justamente el viernes 19 fuimos a la primera de las 4 tardes/noches que tienen por delante en la sala Deskomunal de Barcelona. Centauros y Comando Suzie fueron los grupos encargados de inaugurar el Bis festival.

Con todas las medidas de seguridad para seguir demostrando que la Cultura es Segura, y con un aforo de 60 personas, la tarde noche colgó el cartel de “entradas agotadas” justo antes de empezar.

Abría los conciertos Dani Balaguer al frente de Centauros, el año pasado publicaron su segundo EP Disco Drama” el cual desgranó entero, pero tuvimos la suerte de disfrutar ya de algún que otro adelanto del que será su disco debut e incluso rescatar temas de su EP debut como “Bodegón“, “Calavera” y “Papaies“-

A lo largo de su directo hizo subir a cantar con él a sus amigas, hermanas y queridas Fera y Evripidis (también tocando el piano), pero hay que decir que Dani ha encontrado en el vocoder su fiel aliado para desenvolverse cantando él mismo todos sus temas.

Entre las nuevas “Sauna infiero” y “Esa Mujer” (triángulo lleno de celos entre 3 travestis) deja patente que lo nuevo por llegar es magistral, muchas ganas. No faltaron las enormes “Costa Daurada”, “1993” y “Eclipse total“. Y colofón la vitaminada “Futuro“.

La segunda propuesta llegaba con sus compañeros de sello Comando Suzie, una puesta en escena sobria y comedida. El proyecto liderado por Raúl López junto a Eva Grace, tiñeron del negro más oscuro la velada.

Espigón” que sirvió de primer adelanto de su último disco “Corazón y plomo” (que presentaban en directo), también fue la canción elegida para abrir su concierto. Como dijo Fernando en esta web, el “costumbrismo dark” que práctica Comando Suzie tubo momentos memorables con “Nubecita y Tormenta”, “Aviones”, “Huele a Mirra” o “Vendes Humo”.

Momento mágico con ese principio a piano de “Cuatro cajas” (temazo indiscutible) de su disco “Hipermejores”. Había tantas ganas de conciertos que hasta los más darks de la noche acompañaron con palmas al grupo. Por cierto, espectadora de honor, la madre de Eva de 80 años entre los asistentes.

Todos nos morimos de ganas de poder disfrutar de conciertos en salas con apretones, gritando, bebiendo… incluso con algún que otro empujón (todo se llega a echar de menos), pero por ahora nos conformamos con estos formatos por que así todo puede seguir adelante. Salas, grupos y artistas, técnicos…. necesitan más que nunca que estás ahí. Especialmente esas salas pequeñas, esos grupos emergentes y minoritarios que tardarán mucho en reencontrarse con su publico. Larga vida al Bis Festival.