Nos costó lo nuestro arrancarnos del sofá y ponernos rumbo a la sala Heineken para ver este concierto. Estuvimos tentados de, por lo menos, saltarnos a los teloneros… incluso, de irnos antes del final. Menos mal que no hicimos lo primero…lo segundo, ya, se convirtió en imposible.