Para la grabación de su noveno álbum, Calexico se han ido de su Tucson natal al norte de California, y parece que el cambio de aires les ha venido bastante bien. Es más, según ellos mismos, estamos ante un trabajo más ruidoso y un poco más caótico de lo habitual. Y parece que, parte de ese caos, es el gran número de canciones que contiene – hasta 22 canciones encontramos en la versión que se ha subido a las plataformas digitales -, pero también es cierto que no sobran muchas. Joey Burns y John Convertino han vuelto a dar en el clavo fusionando su lado fronterizo con su lado más rockero, y dejando que, tanto uno como otro, se repartan el protagonismo.

Como no podía ser menos, “The Thread That Keeps Us”, es un trabajo marcado por la reciente victoria de Trump, y por su postura ante la inmigración. Algo que les pilla muy cercano. El disco está lleno de historias que tienen como eje principal la frontera, la soledad de la inmigración, y los planes futuros. Todas ellas regadas con su ya clásica fusión de estilos, y con alguna sorpresa más. Como es el caso de la pegadiza y maravillosa ‘Under the Wheels’, en la que se atreven con un ritmo reggae, que acompañan con su melancolía habitual y su ya clásica trompeta. Otra de las sorpresas del disco es su acercamiento al indie-rock un tanto ruidoso. Ahí está ese hit instantáneo que abre el disco llamado ‘End of the World With You’, o la contundencia de ‘Bridge to Nowhere’ y la suciedad de ‘Dead in the Water’. Incluso en una balada como ‘Eyes Wide Awake’, hacen chirriar las guitarras, las cuales, por cierto, recuerdan un poco a las del ‘Where is my Mind?’ de Pixies.

Cuando aparecen los Calexico más clásicos, también nos dejan grandes momentos y alguna que otra curiosidad. Están especialmente acertados en las baladas, donde nos encontramos con canciones tan deliciosas como ‘The Town & Miss Lorraine’ y ‘Girl in the Forest’. Pero también dejan muy buen sabor de boca en ‘Another Space’, donde casi se acercan al lado más salvaje de Miles Davis. Y, por supuesto, no puede faltar la canción cantada por Jairo Zavala, más conocido como Depredo. Él es el protagonista de ‘Flores y Tamales’, que no es otra cosa que otra nueva incursión de la banda en la música mejicana.

Se les ha ido un poco de las manos la duración del disco, pero, buena parte de él, resulta interesante y notable. Además, vuelven a mostrar que, cuando se trata de dar visión al mundo que rodea la frontera de su país, no hay una banda más indicada que ellos.

[amazon_link asins=’B076D6YKT4′ template=’ProductLink’ store=’indienauta-21′ marketplace=’ES’ link_id=’6521dfff-0519-11e8-b4a4-9340e9ca0925′]