7.8
Score

Final Verdict

Bullion entrega un nuevo trabajo en el que se saca de la manga una gran colección de canciones de pop sofisticado con reminiscencias a los ochenta. Además, en él, nos encontramos con colaboraciones tan dispares como las de Carly Rae Jepsen, Panda Bear, y Charlotte Adigéry.

Nathan Jenkins, que no es otro que el artista británico que se esconde tras el nombre de Bullion, lleva casi dos décadas de carrera, pero lo cierto es que su discografía es un tanto escueta y no va más allá de tres álbumes y unos cuantos singles. Y esto es porque, en los últimos años, se ha dedicado a producir a otros artistas. Por sus manos han pasado algunos de los temas de Carly Rae JepsenWestermanNilüfer Yanya, o Avalon Emerson. Pero ya tocaba dedicarse a su propia carrera y entregar la continuación de ese ‘Loop The Loop’ que editó en un lejano 2016. Algo que ha conseguido gracias a su mudanza a Lisboa, ciudad donde encontró la inspiración para crear sus nuevas canciones.

Estamos ante un álbum en el que parece que Bullion se ha dejado influir por las recientes producciones que ha hecho para otros. Ya que, aquí apenas hay rastro de la electrónica más enfocada a la pista de baile que inundaba sus primeros trabajos. A cambio, entra en juego un pop sofisticado y bastante ochentero que, la verdad, le sienta de maravilla. Solo hay que escuchar “Rare”, esa pequeña joya en la que Carly Rae Jepsen pone la voz. No obstante, viene de las sesiones de grabación del último disco de la canadiense. Y hay que decir que se sacan de la manga una delicia synth-pop de lo más elegante en la que no pueden negar la influencia de The Blue Nile, el mítico grupo escoces de los ochenta que tan de moda está últimamente.

Buena parte de ‘Affection’ se decanta por ese pop sintético y elegante que nos lleva al pasado. Y hace bien, porque, además de sacar sonidos bastante chulos, también sabe lo que es dar con una buena canción. Ahí tenemos la emocionante “Your Father”, que cuenta con un estribillo y una parte final de lo más emocionante. Una emoción que también protagoniza la estupenda “Once, In a Borrowed Car”. O la faceta más ensoñadora que aparece en la delicada “Cinch”, la cual también maneja muy bien. Y si nos vamos a “Cavalier”, nos encontramos con una canción en la que, sin salirse de esos ochenta que empapan todo el disco, se anima un poco más. Algo que también ocurre con el tema principal.

De lo que sí podríamos acusar a Bullion es de mimetizarse demasiado con sus colaboradores. Salvo en el tema con Carly Rae Jepsen, que sí se adentra en el sonido que predomina en el disco, no podemos decir que haya impuesto sus ideas en el resto de las colaboraciones. Ahí tenemos “A City’s Never”, donde aparece su vecino Noah Lennox, aka Panda Bear. Es una canción bastante interesante, pero la verdad es que se distingue poco de lo que hace el norteamericano en sus discos en solitario. Además, curiosamente, y a pesar de que vivían en la misma ciudad, nunca llegaron a coincidir y grabaron la canción vía mensajes electrónicos. Y luego tenemos “World_train”, en la que Charlotte Adigéry impone su ritmo y su sonido más peculiar. Aunque en realidad no pasa nada, porque les ha quedado muy bien.