7.9
Score

Final Verdict

El quinto trabajo de Bodies of Water nos muestra a una banda con menos prejuicios musicales que nunca. Y eso que siempre han sido un grupo abierto a muchos estilos, pero aquí rizan el rizo, y nos entregan un disco ecléctico y lleno de momentos memorables. Además, tienen unas ganas locas de poner a bailar a sus seguidores. Algo que siempre viene bien.

Bodies of Water llevan más de una década siendo una rara avis dentro del pop y el rock norteamericano. El combo de Los Ángeles, liderado por David y Meredith Metcalf, pero que en algunos momentos puede llegar a contar con hasta once músicos, tiene en los setenta su fuente de inspiración. Por lo que estamos hablando de un amplio abanico de influencias donde entran el rock psicodélico, el soul blanco, el folk, y ABBA. Y es que, esa fijación con el grupo sueco que nos enseñaron en Music Go Music -ojalá recuperen ese proyecto pronto-, también tiene presencia en su banda principal. 

Is This What It’s Like’ es su quinto trabajo, y nos atrevemos a decir que el más imprevisible. Y es que, a todas esas influencias que comentábamos más arriba, ahora también hay que añadir la de Os Mutantes, y unas ganas de divertirse un poco más de lo habitual. De ahí que por momentos sea algo bastante inclasificable. 

Estamos ante un disco absolutamente contagioso que te hace mover los pies sin que puedas obtener resistencia. Solo hay que darle al play y dejar que suene “Every Little Bird”. El tema que lo abre es una curiosa mezcla de sonidos cálidos y bailables, donde unas guitarras que son pura psicodelia, se unen a un estribillo que se repite sin cesar y que no os podréis quitar de la cabeza tras una escucha. Y con ese buen rollo siguen en parte del álbum. Están que se salen en la juguetona “Never Call Me Again” o en la directa y puramente electrónica “I Knew Your Brother”. Además, en “Trust Your Love” sacan los bongos a pasear y llevan su pop hacia mundos más étnicos. Y la verdad es que les funciona muy bien. 

Sí es cierto que, en parte del álbum, bajan el ritmo y se sumergen en ese pop elegante con tintes de soul al que ya nos tienen acostumbrados. Pero no pasa nada: también nos gusta. Y es que, es imposible que la bonita “I’ll Go With You”, con su épica instrumental, tan de baladón, te deje indiferente. O “The One I Loved Too Much”, que suena a unos Carpenters actualizados. Aunque lo mejor de esta faceta menos acelerada llega con la oscura, pero elegante, “Say Goodnight”, y con ese punto más americano que tiene “Women In Love”.