Big Thief, “U.F.O.F.” (4AD, 2019)

Big Thief nos ofrecían su lado más folk en su primer trabajo de 2019

Cuando Big Thief decidieron llamar a su álbum de debut “obra maestra”, creo que nunca se llegaron a imaginar que, tan solo tres años después, se iban a quedar muy cerca de lograrlo. Además, por partida doble. La banda de Nueva York ha tenido uno de esos años dulces, en los que críticos y expertos de todo el mundo los han elevado a la cima del rock. Además, muy merecidamente, porque lo han conseguido sin dejar de ser ellos mismos y practicando un estilo de música que, quizá, vivió sus mejores momentos hace décadas. Así que lo suyo tiene más mérito. 

U.F.O.F.” llegó en plena primavera, pocos días antes de su actuación en el Primavera Sound, y con una expectación casi inaudita para una banda de su posición. Pero claro, venía precedido de dos adelantos como la propia ‘U.F.O.F.’ y ‘Cattails’, que nos mostraban a un grupo en pleno estadio de gracia. Dos temas en los que salía a relucir su lado más folk y menos seco. Porque, una cosa está clara, si Big Thief están donde están, es gracias al carisma y el talento de Adrianne Lenker, su líder. Y aquí ha sabido como captar las dos cosas en una colección de canciones tranquilas y sin sobresaltos. 

Grabado en un estudio en las montañas de Washington, el tercer trabajo de Big Thief, plasma toda esa calma acogedora que traen los bosques verdes y el hecho de estar en mitad de la nada. Quizá, por eso, resulta fácil adentrarse en la melancolía de canciones como ‘From’, ‘Open Desert’ o de la minimalista ‘Orange’. Y es que, según ellos mismos, estas canciones tratan sobre el hecho de acercarse a “tu yo más alienígena” y del concepto de “alejarte de tu entorno”. Puede que sea por eso que la distorsión apenas aparece en todo el álbum, tan solo en esa ‘Jenni’ que llega casi al final, y que los emparenta directamente con los mejores Low. Y lo mejor es que no la necesitan para nada, porque con la instrumentación limpia con la que cuentan temas como ‘Century’ o ‘Strange’, les basta y les sobra para crear auténticas joyas de lo más acogedoras. Y sí, son de las que consiguen tocarte la patata. 

Reseña Panorama
Puntuación