8.2
Score

Final Verdict

Beach House consiguen que la casi hora y media de ‘Once Twice Melody’ pase en un suspiro. Y todo gracias a que estamos ante un álbum ecléctico, y un poco más electrónico, en el que su pop ensoñador sigue funcionando a la perfección.

Beach House han probado una táctica un poco extraña a la hora de publicar su nuevo álbum. Durante los últimos meses nos han ido entregado varios capítulos que han terminado con la salida del disco al completo la semana pasada. Lo que ha hecho que nos vayamos adentrando poco a poco en este trabajo. Y hay que reconocer que, tratándose de un disco doble de casi una hora y media de duración, se agradece bastante. Sí es cierto que, en un principio, podría parecer una jugada arriesgada, y que el disco ya hubiera perdido recorrido al llegar a las tiendas. Pero lo cierto es que no ha sido así, y guardarse el as en la manga del último capítulo para el final, ha revivido el resto del álbum. 

Once Twice Melody’ es el primer álbum producido por el dúo de Baltimore. Hasta ahora, siempre se habían involucrado en la producción, pero con la ayuda de Chris Coady, o de Sonic Boom, que dirigió la batuta en el estupendo7’. Pero esta vez han decidido que lo podían hacer solos. Salvo las mezclas, donde sí se pueden ver nombres ilustres como Alan Moulder y Dave Fridmann. Aunque la verdad, tampoco es que haya mucha diferencia con el sonido de sus anteriores trabajos. Sí que hay más presencia de los sintetizadores y las cajas de ritmos, lo que hace que las baterías tengan menos protagonismo, pero al final siguen sonando a ellos mismos. 

No sabemos si Beach House habrán concebido este octavo trabajo de su carrera como una especie de recopilación de esta. Y es que, por aquí, están representadas varias de sus facetas musicales. Así, tenemos su lado más ensoñador y cinematográfico; sus momentos más shoegaze y oscuros, y su lado más pop. Tres diferentes formas de presentar su música que funcionan a la perfección. Porque, además, ese nuevo envoltorio más sintético, les sienta de maravilla en cortes como “Once Twice Melody”, “Pink Funeral”, “Runaway”, y “Over and Over”, que entran dentro de ese mundo más bucólico con el que cuenta dúo norteamericano. 

Una de las mejores cosas que tiene el nuevo álbum de Beach House es su variedad. Gracias a esto, puedes ir picando un poco de aquí y otro poco de allá. Así, si lo que necesitas es que las guitarras se ensucien un poco, solo hay que poner las estupendas “Superstar” y “Only You Know”. Sin embargo, si lo que se quiere es sumergirse en su mundo de pop ensoñador, tan solo hay que dejarse llevar por joyas como “Through Me”, “New Romance” o “Finale”. Y si queremos saber cómo suenan esos nuevos Beach House más sintéticos, tenemos que irnos a los siete espectaculares minutos de “Over and Over”, al synth-pop oscuro de “Masquerade”, y a esa joya de pop electrónico llamada “Hurts to Love”. Eso sí, para terminar, nos dejan una épica, contundente, y muy cinematográfica, “Modern Love Stories”.