Catálogo de terrores

Barbarian es primero una película de terror epidérmica, compuesta de set pieces que nos muestran las típicas escenas de tensión ante una posible amenaza; el descubrimiento de lugares misteriosos; la oscuridad que oculta lo desconocido; la revelación de horrores terribles del pasado; además de persecuciones terroríficas. Pero también es una película que explora otros miedos más reales, más presentes en el día a día, como el de la clase media/alta al rencor social en un barrio desfavorecido -en este caso, Detroit-; el miedo al racismo; el temor a una debacle del sistema (capitalista) que nos convierta en habitantes de una ciudad fantasma. Y también el miedo de una mujer a ser agredida -sexualmente- por un hombre desconocido; la inquietud del hombre a ser acusado por una mujer, quizás, de forma injusta (o quizás, no).

La película comienza cuando Tess (Georgina Campbell) alquila un apartamento en Airbnb y encuentra, en su interior, a otra persona (Bill Skarsgard). Pero eso es solo el inicio del relato, porque esta película escrita y dirigida por Zach Cregger es un descenso a los infiernos de la oscuridad del ser humano, tanto en su forma visual, en el relato físico de lo que les pasa a los personajes, como en la exploración de los temas de fondo que apunta. Barbarian es al mismo tiempo un tenso relato de sustos y una reflexión sobre la violencia contra la mujer -violencia que incluye la imposición del rol de madre- buscando sus orígenes en un pasado idealizado, pero tan conservador como terrible. Se puede ver en Disney Plus.