No te pierdas...
Al utilizar nuestro sitio web, aceptas el uso de nuestras cookies.
Cine/TV

Daredevil, Temporada 2 (Netflix 2016) 

Tras las buenas sensaciones de su primera temporada y el éxito rotundo de Jessica Jones, el regreso de Daredevil era uno de los más esperados del año. Y no ha decepcionado. De hecho, podemos decir que esta segunda tanda de episodios sobre el superhéroe ciego de Hell´s Kitchen es superior a la primera entrega. Veamos.

Cine/TV

¿Por qué nos gusta The Walking Dead? 

¿Por qué nos gusta The Walking Dead? Mucho más honda de lo que piensan los que la desprecian como «una de zombies» o un «fenómeno fan», pero con menos calidad de la que creen sus propios guionistas -a veces excesivamente pretenciosos- no deja de sorprenderme que una serie tan oscura tenga tantos seguidores. Esos que hacen mucho ruido con cada final -tramposo- de temporada, en el que un personaje más o menos importante muere por regla fija. Juego de Tronos -y George R. R. Martin– tienen mayor fama de mata-personajes, pero esta serie -y el cómic de Robert Kirkman– no se quedan atrás.

Cine/TV

7 mezclas más locas que Orgullo + Prejuicio + Zombis 

Todo el mundo sabe que mezclar deviene siempre en una resaca tremenda, pero en el cine puede ser una cosa buena. Agotados los géneros puros, la innovación está en la fusión. ¿Qué hace si no Tarantino? Desde los cócteles de monstruos clásicos de la Universal, pasando por Freddy contra Jason (2003), Alien vs. Predator (2004) y hasta Abraham Lincoln: cazador de vampiros (2012), el último ejemplo del pegote es Orgullo + Prejuicio + Zombis (2016). Pero hay mezclas más locas. Pasen y vean…

Cine/TV

5 razones para ver Batman V. Superman 

Vapuleada por la crítica, pero apoyada por los espectadores que han asistido a las salas en tropel, si no has visto todavía Batman v. Superman quizás te encuentras ante un dilema. ¿Verla o no verla? Nosotros ya nos hemos pronunciado al respecto con nuestra crítica. Pero, si aún así te pica la curiosidad, te puede el morbo y no quieres quedarte fuera de todas las conversaciones, aquí van 5 razones para ver esta película.

Cine/TV

El Regalo (Joel Edgerton 2015) 

El regalo es un sólido ejercicio de tensión magistralmente dosificada durante el relato, con una atención milimétrica a los detalles y una inquietante interpretación de Joel Edgerton, que se estrena además como director. La película se presenta como un thriller de los años 90 en la línea de De repente, un extraño (John Schlesinger, 1990) o Mujer blanca soltera busca (Barbet Schroeder). Se apoya, además, en la verosímil incapacidad de una persona común de creerse que le pueda estar pasando algo extraordinario. En esto se asemeja a la estupenda The invitation (Karyn Kusama, 2015), en la que también la cortesía, la hipocresía y en definitiva, las normas sociales, evitan que los protagonistas afronten un peligro evidente. Pero además, hay un giro en el guión, que también firma Edgerton, que cambia todo esto, para mejor. Una revelación que sitúa un relato de buenos y malos en el terreno de la sombras de la ambigüedad moral. Esto provoca una completa incertidumbre sobre el desenlace que hace que la película sea sumamente absorbente. Y absolutamente recomendable.

Cine/TV

Batman v. Superman: El amanecer de la justicia (Zack Snyder 2016) 

Vaya por delante mi profunda devoción hacia dos personajes que en los tebeos me han acompañado desde niño. La expectación era grande, ver en una pantalla de cine por primera vez a los dos mayores héroes del comic book. Y la decepción ha sido pequeña. La película tiene cierto encanto, sí, pero como armatoste gigantesco. Lo mejor, la imagen de Ben Affleck embutido en el traje de Batman tiene una textura hiperrealista comparable a los dibujos del ilustrador Alex Ross. Lo peor, la incapacidad de Zack Snyder como narrador. Su sentido visual preciosista no tiene igual, pero brilla más en las adaptaciones del cómic que le han hecho famoso: darle vida a las estáticas viñetas parece ser su fuerte, antes que contar una historia.

Cine/TV

Calle Cloverfield 10 (Dan Trachtenberg 2016) 

En las siguientes líneas voy a acometer la difícil tarea de poner en palabras mi entusiasmo hacia Calle Cloverfield 10. Lo primero que quiero abordar es, sin embargo, el que considero el único defecto del film: su título. La palabra «Cloverfield» convierte a esta película en una secuela o spin-off del film Monstruoso (Matt Reeves, 2008), lo que supone un spoiler gigantesco. De hecho, debe ser la primera vez en la historia del séptimo arte en la que es conveniente ver primero una secuela. Algo tremendamente curioso dada la afición del productor de la cinta, J.J. Abrams, a los misterios: su filosofía de la «caja misteriosa» le ha llevado siempre a preferir los enigmas a las soluciones.

Cine/TV

La Edad de Oro de los Superhéroes en televisión 

Las podéis contar. Ahora mismo se emiten -en Estados Unidos- seis series de superhéroes simultáneamente. Prácticamente una para cada día de la semana. Son Arrow, The Flash, Legends of Tomorrow, Supergirl, Gotham y Agentes de S.H.I.E.L.D. Pensad además que este año hemos visto Agent Carter y que veremos la nueva entrega de Daredevil y el estreno de Luke Cage. Para el aficionado a los superhéroes que creció viendo repeticiones de la paródica serie de Batman de los años sesenta, al entrañable Lou Ferrigno pintado de verde como El increíble Hulk (1978) y a una despampanante Linda Carter como Wonder Woman (1975), este año de 2016 es la hostia. La edad de oro de los superhéroes en televisión. Es un buen momento para ser un friki.

Cine/TV

Bone Tomahawk (S. Craig Zahler 2015) 

La frontera es sin duda uno de los escenarios más habituales del western. Un lugar sin Ley, sin civilización, en el que los colonos luchan por sobrevivir, pero también para construir el futuro de sus hijos, para forjar un país, obviamente, los Estados Unidos. Bone Tomahawk es un western crepuscular porque su historia tiene lugar cuando esa frontera prácticamente ha sido conquistada: «El profesor», interpretado por el Zahn McClarnon de la serie Fargo, es un indio integrado. Brooder (Matthew Fox) es un superviviente de esas guerras entre indios y hombres blancos, ya pasadas. Lo que propone el director y guionista S. Craig Zahler es el encuentro de esos cowboys casi civilizados con un vestigio. Con algo mucho más primitivo que los indios. Con hombres malos que matan, pero no para robar como «Buddy» (David Arquette), sino para comer. El enfrentamiento entre estos trogloditas caníbales es lo que convierte Bone Tomahawk en una película de terror.

Cine/TV

High-Rise (Ben Wheatly 2015) 

La civilización esconde la barbarie. Eso es lo que tienen en común el director británico Ben Wheatly -autor de Kill List (2011)- y el escritor de ciencia ficción J.G. BallardCrash (1973)-. En Turistas (2012) el cineasta mostraba cómo una pareja, ahogada por las reglas de una sociedad que nos convierte en seres insatisfechos, se dejaba llevar por impulsos primitivos convirtiéndose en asesinos en serie. Las primeras novelas del autor de El imperio del sol (1984) se caracterizan por mostrar distopías en las que el ser humano retrocede a un estado precivilizado para sobrevivir. Ahí están las post-apocalípticas El mundo sumergido (1962) y La sequía (1964). En La isla de cemento (1974) ni siquiera hace falta el fin del mundo: el protagonista se convierte en un Robinson Crusoe al quedarse atrapado debajo de una autopista. Ballard siente también predilección por la imagen de la civilización en ruinas, como en las anteriores, en Hola, América (1981) y en esta High-Rise (1975), en castellano, Rascacielos. Aquí, un moderno edificio promete a sus habitantes una vida autosuficiente en la que no haría falta salir más que para ir a trabajar, pero que acaba convirtiéndose en una microsociedad con sus tensiones exacerbadas, que acaba escenificando el caos de la lucha de clases. Resulta curioso que el mismo año que Ballard publicaba esta novela, el director David Cronenberg estrenaba una película con muchos puntos en común, Vinieron de dentro de… (1975) idénticamente situada en un edificio ultramoderno. Recordemos que el canadiense adaptaría luego Crash (1996) evidenciado la afinidad entre ambos autores.