No te pierdas...
Al utilizar nuestro sitio web, aceptas el uso de nuestras cookies.
Discos

The Last Shadow Puppets, «Everything You‘ve Came To Expect» (Domino Records, 2016) 

«Bad Habits» (primer single de adelanto del disco) no presagiaba nada bueno. Un tema guitarrero bastante simplón, que recordaba más a una cara b de Miles Kane que al pop orquestal que la pareja ofreció en su primer trabajo y tantas ganas de más había dejado. Las fotos promocionales en las que los dos aparecían en chandal en pleno alarde de macarrismo de aires 70s tampoco ayudaron.

Conciertos

Mastretta, Café Berlín, Madrid (30-04-2016) 

Tuve la oportunidad de ver a Mastretta el año pasado en el Café Berlín. Esta vez vuelvo a verle (verles) en la nueva ubicación del Berlín (a pocos metros de distancia de dónde se encontraba originalmente). Este es uno de esos ejemplos que demuestran que no siempre es cierto eso de que segundas partes nunca fueron buenas. La nueva sala es más grande, más propicia para dar cabida a la extensa y variada programación que sus responsables se están currando de verdad desde la inauguración, y además conserva el encanto art déco de la antigua. Una buenísima noticia para la vida cultural de la capital.

Conciertos

Great Lake Swimmers + Mary Lattimore, Sala Taboo, Madrid (24-04-2016) 

Mary Lattimore ha colaborado con una larga lista de artistas que incluye nombres como Nick Cave o Jarvis Cocker, también ha grabado bandas sonoras, y ha formado parte de varios proyectos musicales con otros músicos. La noche del pasado domingo se presentó sola con su harpa y un pedal de distorsión con el que grababa loops de su propia música que luego le servían de acompañamiento. Con eso, y una notable sensibilidad, consiguió embelesar  al público allí presente que escuchó atento y en respetuoso silencio (algo no fácil de conseguir teniendo en cuenta la costumbre de hablar y chismorrear que tienen muchos en esta clase de eventos).

Conciertos

Chris Robinson Brotherhood, Sala But, Madrid (10-03-2016) 

Chris Robinson no debería necesitar de mucha presentación, sobre todo para los aficionados al rock clásico o para los que tuviesen un par de oídos en la década de los noventa.
Al frente de The Black Crowes supo actualizar el legado de bandas legendarias como los Rolling Stones y los Faces, añadiendo una buena dosis de rock sureño a lo Lynyrd Skynyrd o Allman Brothers. Tras un par de (muy recomendables) discos en solitario y la disolución definitiva del grupo, forma su nuevo proyecto musical: The Chris Robinson Brotherhood. Ya con su antigua banda había coqueteado con el sonido de las “jam bands”, así que no es precisamente una sorpresa que haya elegido ese camino (con Grateful Dead como grupo de cabecera) para continuar su trayectoria musical.

Conciertos

Greg Dulli, Teatro Barceló, Madrid (25-02-2016) 

Si alguien empieza su concierto con una versión del «Statetrooper» de Springsteen tiene mi simpatía, si además no sale mal parado del asunto tiene mi atención. Y toda mi atención tuvo Manuel Agnelli (cantante y líder de los italianos Afterhours). Tras interpretar él solo con la acústica dicha versión se le unió Rodrigo D’Erasmo, violinista brasileño residente en Italia y componente también de Afterhours. Y entre los dos (con alguno de ellos a los teclados de vez en cuando) desgranaron un pequeño repertorio en el que combinaron temas propios (cantados en inglés o en italiano) y alguna versión (además del tema del «boss» también se atrevieron con «Lilac Wine», tema que popularizó Jeff Buckley aunque la suya era también una versión). La potente voz de Agnelli acompañada de la guitarra acústica y el violín resultó ser un autentico regalo, y no solo algo que hay que aguantar antes de que aparezca el protagonista de la noche (eso ocurre más veces de las que serían deseables).
Tras una ovación de despedida a ambos músicos y una pequeña espera llegó el turno del señor Dulli.

Discos

Tindersticks, «The Waiting Room» (City Slang, 2016) 

Tindersticks están en ese momento en que ya no tienen que demostrarle nada a nadie. Hace ya tiempo que se ganaron el favor de la crítica, y tienen una pequeña legión de fieles seguidores que esperan con emoción cada nuevo lanzamiento discográfico del grupo.
Esto les pone en una situación en la que pueden hacer lo que realmente les apetezca sin tener en cuenta nada más que su propio criterio, pero también corren el riesgo de pensar que cualquier cosa que ofrezcan será bien recibida y por lo tanto (consciente o inconscientemente) “relajarse” demasiado. Afortunadamente este segundo supuesto no es el caso que nos ocupa.