7.6
Score

Final Verdict

Art School Girlfriend consigue que una terapia sobre su reciente ruptura sentimental se convierta en un álbum de debut notable en el que el synth-pop se va hacia mundos ensoñadores y nostálgicos.

Polly Mackey empezó a editar música bajo el nombre de Art School Girlfriend allá por 2017, y desde entonces, su carrera, no ha parado de crecer. De hecho, ya forma parte de ese ilustre grupo de artistas femeninas que tiran de electrónica para hacer sus canciones bucólicas y melancólicas. Y eso es lo que precisamente encontramos en su álbum de debut. En el cual, ese sentimiento de tristeza se atenúa, ya que llega después de una ruptura con su novia de toda la vida. 

En ‘Is It Light Where You Are’, la artista británica ha decidido regodearse en esa relación rota y en las causas que llevaron a esa ruptura. Así que no estamos ante el típico disco de superación tras un noviazgo fallido, todo lo contrario, estamos ante su propia terapia personal. Y para ello se mete de lleno en un sonido lleno de texturas electrónicas y melodías ensoñadoras. Algo así como si Beach House decidieran hacer un disco de synth-pop. Y hay que reconocer que funciona. 

Tras una primera escucha de este álbum de debut, puede parecer que estamos ante un trabajo algo plano y repetitivo, pero es una idea un tanto equivocada. Sí es cierto que el tono es sosegado, y la voz de Mackey jamás se sale de su languidez, pero hay momentos en los que el disco se va hacia otro lado. Tenemos esa parte final de la estupenda “In The Middle”, donde ensucia su electrónica y se acerca al shoegaze; el lado más dance que presentan temas como “Is It Light Where You Are” y “Good As I Wanted”, o el minimalismo de cortes como “Give” y “Colour Me”. 

Mackey también destaca cuando lleva su electrónica a mundos más ensoñadores. La prueba está en “Softer Side” y “Low Light”, dos temas que le valdrán sendas comparaciones con el dúo más famoso de Baltimore. Pero aún así, le da su toque personal. Ya sea un pequeño arrebato electrónico final en la primera, o un lado más sintético en la segunda. Además de esa atípica caja de ritmos que lleva a un tema como “Helm” muy arriba.