Llamaradas

Aquellos que desean mi muerte es la tercera película como director del actor y guionista nominado al Oscar –Comanchería (2016)- Taylor Sheridan, un sólido narrador con una capacidad especial para humanizar a sus personajes y para colocarlos en escenarios que reflejan los conflictos económicos, sociales y políticos actuales. Dicho esto, esta película protagonizada por Angelina Jolie parece una aproximación más convencional al thriller de Hollywood de lo que es habitual en Sheridan. Así, Jolie es una veterana de un cuerpo de bomberos forestales, que tras sufrir una tragedia que le ha marcado emocionalmente, se enfrenta a un nuevo reto que le permitirá redimirse, eso sí, poniendo en peligro su vida.

Debo decir que Angelina Jolie me parece una estupenda actriz, pero con un físico que limita su credibilidad en determinados papeles, asunto sorprendentemente puesto en evidencia en la propia película. El contraste de Jolie con sus compañeros bomberos, todos hombres curtidos, duros y más bien gañanes, pone en peligro la credibilidad de un papel protagonista que no cae en el ridículo solo por las dotes interpretativas de la actriz. Esto y la forma forzada en la que se unen las dos líneas principales del relato -el cómo se cruzan los caminos de los personajes principales- son las principales debilidades de una película, por otro lado, muy efectiva.

Narrada de una forma directa, Aquellos que desean mi muerte nos mantiene en tensión planteando la persecución de un padre y su hijo ante unos enemigos poderosos, pero desconocidos, detrás de los que adivinamos una gran conspiración. Estupendos actores completan el reparto, como Aidan Gillen -especializado en papeles de villano-, Jon Bernthal, Nicholas Hoult y Jake Weber. Y un papel clave: el del niño interpretado por Finn Little, estupendo y con el peso de tener que sostener la parte emocional de una película violenta, sin concesiones, que a pesar de transitar por caminos ya vistos consigue sorprender y emocionar gracias al ya mencionado talento de Sheridan para el dibujo de personajes y que tiene, además, un clímax espectacular.