Apples

Escapar de todo

¿Quién no ha querido escapar alguna vez de su propia vida? Lo que nos dice Apples es que se puede escapar de todo, menos de nosotros mismos. Dirigida por el griego Christos Nikou -ayudante de dirección de Yorgos Lanthimos en Canino (2009)- esta cinta parte de una premisa surrealista, misteriosa y estimulante: por alguna causa desconocida, quizás una epidemia -cómo no- la gente pierde la memoria repentinamente, olvidando completamente quiénes son. Esto nos lleva a descubrir una extrañísima terapia que consiste en fabricar nuevos recuerdos a partir de experiencias disparatadas: desde montar en bicicleta, hasta estrellar un coche contra un árbol. A esto se enfrenta nuestro protagonista, Aris (Aris Servetalis), maravilloso personaje, hierático y enigmático, que esconde un secreto que se revela a mitad de la trama, y cuya fruta favorita es la manzana.

Entre la comedia, el film surrealista y el drama, Apples se desarrolla de una forma entre desconcertante y tierna, acumulando situaciones hasta hacernos reír, hasta emocionarnos, y llevándonos a una especie de catarsis -la escena del twist– que desemboca en una amarga constatación existencial.