A medio camino entre el dream-pop y el indie más saltarín, Alvvays se han hecho un hueco en la difícil escena independiente actual. Y no es para menos, son expertos en recuperar lo mejor de estos estilos, y sacarse de la manga una fantástica colección de canciones. Su nuevo trabajo es una buena muestra de ello.

Antisocialites” es otro de ejemplo de que es posible conseguir grandes momentos musicales con ingredientes de lo más sencillos. La receta es de lo más simple: guitarras distorsionadas, pero no mucho, la delicada voz de Molly Rankin, una buena melodía, y un cierto aire de inocencia. Algo que, si lo analizamos bien, tiene bastante merito, ya que es un estilo de lo más manido, y con el que muchas otras bandas nos han dejado trabajos sobresalientes.

El segundo álbum de los canadienses empieza con su faceta más ensoñadora, que nos recibe con temas como ‘In Undertow’ y ‘Dreams Tonite’, las cuales hacen que les queramos un poco más que antes. Toda una delicia que se ve interrumpida por el arrebato punk-pop de ‘Plimsoll Punks’, en la que sacan las garras y pisan el acelerador. Eso sí, no se olvidan de que lo suyo es el pop, y la adornan con un estribillo redondo. Algo que también hacen en ‘Your Type’, la cual entra inmediatamente después dejando un pequeño rastro de suciedad. Y así en gran parte del álbum, en el que van intercalando su faceta más ensoñadora con la más desenfadada. Además, siguen acertando de pleno en cortes como la rockera ‘Hey’ y ‘Lolipop (Ode To Jim)’, en la que no pueden negar la influencia de Blondie.

Otro de sus puntos fuertes, es que no se les puede acusar de ser repetitivos y de no intentar seguir otros caminos. Aquí dan buena muestra de ello coqueteando con los sonidos electrónicos, que les llevan a un par de deliciosas baladas en clave lo-fi como ‘Not My Baby’ y ‘Forget About Life’. Y la verdad es que se les da muy bien, porque, gracias esta última, cierran el disco de la forma más bonita posible.

Si lo que buscáis es un pop bonito, divertido y pegadizo, el segundo disco de Alvvays cubrirá todas vuestras expectativas.