Incluso en esta época de difuminación de formatos y de reinvención de las convenciones a la hora de construir carreras y lanzamientos musicales, el EP puede servir como un vehículo ideal para ir dando forma a un artista e ir tanteando el mercado antes del asalto definitivo. Algo de eso podría estar pasando con los primeros EPs de Albin Lee Meldau, trabajos de perfecta factura donde por encima de todo brilla la voz de este sueco que aún no ha cumplido los 30 y que en cada canción parece estar probando diferentes estilos hacia los que podría terminar de florecer.

‘Lou Lou’, de su EP del año pasado, se convirtió en un fenómeno viral de Spotify, aunque de momento, esta segunda entrega no se termina de decantar del todo por el neo-folk que tanto nos enganchó de aquella pieza.

Lo importante, lo hemos apuntado, está en su forma de cantar. No es una voz de las que deja indiferente, pues va sobrada de rango, potencia, sentimiento y personalidad, sin que por ello resulte difícil de amar a la primera escucha. Meldau es consciente de su poderío, y lo prueba con varias vertientes que pivotan en torno al pop, pero que lo mismo podrían derivar hacia el baladismo de Sam Smith en ‘Mayfly’, el clasicismo country-folk en la pegadiza ‘Persistance’, el hipsterismo intenso de Bon Iver o James Blake en las estrofas de ‘Bloodshot’, la calidez soul de altos vuelos vocales de Adele en el estribillo de esa misma canción, o el desgarro íntimo de Jeff Buckley en ‘One Man Band’.

A poco que no se deje tentar demasiado por las mieles del éxito fácil, tenemos a una auténtica revelación entre manos.