Sellos que iluminan tus oídos

Con motivo del 20 aniversario del sello barcelonés Foehn Records pasaron por Madrid tres bandas de la casa, los grupos b1n0, Emilio José y Magia Bruta, que días posteriores tocaron en el Monkey Week de Sevilla junto a Phoac. Foehn Records es un sello que ha sabido aportar experimentación y calidad al panorama nacional.

Abrió la noche el dúo b1n0, formado por los gerundenses Malcus Codolà y Emili Bosch, que se mueve por una electrónica con muchos matices pop, pero que además de melodías buscan sonoridades urbanas y un cruce de estilos. Sus influencias vienen desde James Blake, Mount Kimbie o Four Tet. Invitan a vocalistas como Tarta Relena, Joan Pons de El Petit de Cal Eril, Núria Graham, Ferran Palau, Meritxell Neddermann o a los ya mencionados Phoac. Sus canciones con esos ritmos que aportan cadencias y brío, en una calma creciente, pero sin llegar a los beats de club, sirvieron de perfecto arranque a la noche. A mí me parecen originales y me gusta los caminos que exploran. Todo ello a base de teclados, programaciones y una batería con su pad electrónico. Eso sí, les faltó algo más de punch, de potencia.

Emilio José, ya nos encandiló desde su época en Apeiron, una propuesta que deconstruía el pop, lo aderezaba de discurso y lo llevaba a parajes de la electrónica más suave y sofisticada. En solitario fusiona sonidos cálidos (bossanova) con pop y experimentación. ‘Agricultura Livre’ (2015) es su último disco hasta la fecha, un disco doble de 35 canciones. En Madrid desgranó canciones con un punto de trovador contemporáneo a base de teclados y voz con un discurso activista y de corte social. Yo me quedé con ganas de sus canciones con banda.

Cerraron Magia Bruta, la banda formada por Isabel Fernández (Aries, Charades) se alió con Aida Torres (batería, programaciones y coros, ex Lisabö y Jupiter Jon) que sonaron brutales en directo. Y es que Isabel maneja las voces con facilidad creando unas armonías preciosas (“Lo merezco”, “Trance secreto” o “Mi corazón” son pequeñas delicias que podría considerarse indietrónica). Presentaron ‘Un día nuevo’ (2022), su único disco hasta la fecha, pero veo ahí una colaboración estelar, entre esas bases orgánicas, y esas melodías hechizantes y envolventes y un trabajo corales de lujo. Tres bandas dispares y genuinas de un sello muy interesante que aporta mucho en diversidad al panorama. Una grata noche musical para combatir la lluvia.