Vivir como si nada

El miedo se esconde bajo las formas de la normalidad. En 1976, la actriz y directora Manuela Martelli crea la metáfora perfecta de una dictadura militar: cuando no pasa nada es porque las fuerzas del fascismo están operando en su máxima capacidad.

La protagonista de esta estupenda ópera prima es Carmen (Aline Kuppenheim), una mujer de clase media-alta, casada con un exitoso médico. La vida de Carmen debería reducirse a ser feliz gracias a su situación acomodada: no necesita trabajar y puede dedicarse a disfrutar de sus nietos, tiene la ayuda que le presta su empleada doméstica, disfruta de una casa cerca de la costa y puede salir a navegar en el barco de sus amigos. A Carmen solo le falta una cosa: la libertad. Aunque puede moverse a su antojo, no puede dar un solo paso sin que su marido le pida explicaciones, sin sentirse cuestionada por los hombres -porque el fascismo opera también a través del machismo-, obligada a evitar los controles policiales y a volver a casa antes del toque de queda. Cuando Carmen acepta ayudar a un sacerdote que ha acogido a un joven disidente, la paranoia cotidiana se dispara en ella: ahora teme ser descubierta, vigilada, escuchada y perseguida.

Cada escena de esta película chilena nominada al Goya a la mejor cinta Iberoamericana -curiosamente la segura ganadora es otro alegado contra una dictadura, la estupenda Argentina 1985– está cargada de tensión y del desasosiego de vivir atrapado en una sociedad que es pura fachada, en la que se vive como si no pasara nada. 1976 Está disponible en Filmin.