Publicidad

disco

Charly Bliss, “Young Enough” (Lucky Number, 2019)

En los últimos años, la línea entre lo que podríamos denominar como pop comercial, y el pop alternativo, o indie, ha pasado a mejor vida. La gente se ha quitado los prejuicios de encima, y artistas tan mediáticas como Lorde o Carly Rae Jepsen, llegan a todo tipo de público. Y eso es algo que está muy bien, porque no solo han sacado discos sobresalientes, también porque, el pop bien hecho, no entiende de etiquetas.

Leer más

disco

Lust For Youth, “Lust For Youth” (Sacred Bones, 2019)

Poco a poco, y disco a disco, la música de Lust For Youth ha ido rebajando su oscuridad y EL sonido lo-fi de sus comienzos, para abrazar el pop electrónico sin complejos. El dúo danés ya lo avisó con los adelantos del disco, donde nos encontrábamos con temas más luminosos y bailables. Algo que se puede apreciar en la gran mayoría de los cortes de su último, y homónimo, trabajo.

Leer más

disco

Scott Mannion, “Loving Echoes” (Lil’ Chief Records, 2019)

Existen los héroes del pop, aunque te cueste creerlo. Y algunos de ellos están más cerca nuestro de lo que imaginas. Mira a Scott Mannion, una figura de culto en su Nueva Zelanda natal que resulta que lleva años conviviendo entre nosotros y creando en silencio canciones gigantescas desde el pueblo de Chelva, a las afueras de Valencia.

Leer más

disco

Cate Le Bon, “Reward” (Mexican Summer, 2019)

Cate Le Bon vive en su mundo particular. Un mundo en el que, musicalmente, cabe de todo. Y es que, a pesar de que lo suyo se suele catalogar como folk, está muy lejos de quedarse dentro una etiqueta. Algo que convierte su música en una experiencia de lo más interesante y cautivadora. Sobre todo en su quinto trabajo, en el que ha logrado algo realmente difícil: crear un disco complicado y lleno de matices, pero absolutamente asequible para todo el mundo.

Leer más

disco

Helado Negro, “This Is How You Smile” (RVNG, 2019)

Hay que reconocer que no es fácil conseguir lo que ha conseguido Helado Negro en estos últimos años. El proyecto de Roberto Carlos Lange, que es la persona que se esconde tras ese seudónimo, se ha convertido en una rara avis dentro de la música norteamericana. Ya no solo porque nos encontremos con un artista con el valor suficiente como para cantar en castellano cuando le apetece, algo que te cierra unas cuantas puertas comerciales en su país, también porque es un artista de lo más inclasificable e inquieto.

Leer más
To Top