Publicidad

Thee Brandy Hips, canciones para guarecerse de la lluvia

Autor: | @indienauta

theebrandyhips

Dicen ellos mismos en su cuenta de Twitter que sólo ensayan si están todos felices y hace sol, una petición climatológica no especialmente propicia para la Donostia que ha visto crecer a Thee Brandy Hips; pero en caso de necesitar protección frente a la lluvia, nada como Raincoat, el nuevo disco de la ya – no – tan – joven formación. Pura luz, con melodías de orfebrería pop que han cogido peso y fondo respecto al We Are Love que les vio debutar gracias a sus guitarras garajeras y un sonido más sucio.


Precisamente cuenta Álex López, batería de la formación, que las canciones han nacido “con vocación de pop clásico”, y es cierto que remiten a ecos largamente conocidos a pesar que los donostiarras las hayan parido buscando “un disco de su tiempo”. Y la apuesta ha sido un todo al negro para las guitarras, el instrumento que manda en Raincoat tanto si hablamos de las melodías soleadas de corte clásico de Nerves como de la mayor presencia de la distorsión en temas como In my room (uno de los más directos, y reseñables, de este trabajo): “La razón inevitable”, apunta López, “es que ahora somos cinco personas en lugar de cuatro, pero también hay una apuesta estética centrada en quitarle algo de dulzor a las melodías de Asier, que son muy saltarinas”. Como por ejemplo, las que quedan perfectamente plasmadas en Dissolve your love in water, corte que sirvió como avance del trabajo y que como el mismo disco ofrece una primera escucha de entrada inmediata.

Los artífices de este giro sonoro han sido Jon Aguirrezabalaga y Xabier Egia, guitarrista y técnico de We Are Standard, que se han hecho cargo de la producción y mezclas de Raincoat en el estudio El Tigre de Bilbao. López explica que ambos han ejercido un papel “de productores clásicos, imaginando todo el sonido y metiendo mano en las estructuras”, llevando “bastante más allᔠen el estudio la sonoridad trabajada previamente.

En ésta hay referentes desvergonzadamente directos y no se ocultan, e incluso dan nombre a una canción: Shoegazing hace honor a su título con un ascenso épico y voces reverberadas que remiten a las melancolías de tardes de verano, las mismas que se ven reflejadas en el diseño gráfico del trabajo (con una preciosa fotografía de Dena Flows en la portada creada por Maika Beato). Pero el disco también tiene espacio para salidas sorprendentes, como el homenaje tropicalista que se da la banda en Ice Cream Ballad; aunque López apunte que “no deja de ser una canción pop de manual, que tiene un punto de afropop por el ritmo de batería”.

Como en el caso del We Are Love de 2009, Raincoat ha visto la luz en Young Hipster Records, el sello del grupo. Y aunque la autoedición sea “la hostia”, según Álex López, sí tiene “pegas muy claras”: “Te aparta de la música y mina tu confianza, porque a cada pasito que das te preguntas si lo estarás haciendo bien, desde cómo mandar un mail a buscar conciertos”.

Vista la agenda que tienen por delante, no hay duda que como mínimo este último paso se les está dando bien, con hitos como el compartir escenario con Primal Scream en el Velódromo (algo que López cualifica como “una rareza muy grande, dos o tres carambolas que dudamos que se vuelvan a dar”). Pero lo cierto es que Thee Brandy Hips ya se han confirmado para la próxima edición del Festival Internacional de Benicàssim, y que en aforos más reducidos presentan fechas en Barcelona (el 17 de marzo en el Pop Bar de Razzmatazz, dentro de la fiesta Old Wave New Wave), Donostia (Le Bukowski, 9 de marzo), Gasteiz (Ibu Hots, el 23 de marzo) y Bilbao (al día siguiente, en la sala Azkena). Y aunque ellos mismos afirmen que “tuvieron en alguna ocasión mejores canciones que directo, luego mejor directo que canciones y de nuevo mejores canciones”, valdrá la pena acercarse a las salas a comprobar si están en lo cierto o no. O en todo caso, a guarecerse de la lluvia por una noche, que no es poco.

 

 

 

To Top