The Holydrug Couple, Sala Upload, Barcelona (27/09/2019)

La banda chilena vino a presentar su disco "Hyper Super Mega"

Processed with VSCO with av8 preset

Termina el verano y, con él, el vacío de conciertos en nuestras agendas. Con la Mercè, que marca el inicio del trimestre más movido del año en lo que a programación musical se refiere, hemos ido abriendo boca y de la mano de The Holydrug Couple nos adentramos ya en un otoño que viene cargadito de propuestas.

Junto con Föllakzoid, con quienes comparten sello, The Holydrug Couple es tal vez la banda chilena que más ha sonado en la escena psicodélica (es sabido que no les gustan las etiquetas, pero resulta imposible no referirse la psicodelia cuando se trata de ubicar su música) durante los últimos años. El dúo, que en directo ha sido en ocasiones un trío e incluso un cuarteto, lleva casi once años de trayectoria y venía a presentarnos el que es su quinto y último trabajo de estudio, “Hyper Super Mega” (Sacred Bones, 2018).

Primero fue el turno del pop psicodélico de la banda local Teletexto. A juzgar por la motivación de los allí presentes, los barceloneses trajeron consigo, además de muchas ganas, a un buen puñado de colegas. Con una puesta de escena colorista y muy animada, supieron mantener el pulso y congregar a un número nada desdeñable de público hasta el final de su set.

Tras una breve pausa, a las 22:05 h, Manuel Parra (batería) e Ives Sepúlveda (todo lo demás: guitarra, bajo, teclados y voces) tomaron el relevo en el escenario y con la primera nota la atmósfera de la sala cambió por completo.

Hyper Super Mega” es un disco en el que los sonidos electrónicos cobran un mayor protagonismo en relación con trabajos anteriores. Sus bases rítmicas pegadizas y líneas vocales volátiles recuerdan en sobremanera a Tame Impala (I’ll Only Say This) y, en menor medida, a Beach House (Forever End) o a Air (la instrumental Lucifer’s Coat), aunque la influencia de los franceses era tal vez más palpable en su anterior disco, “Moonlust” (Sacred Bones, 2015).

The Holydrug Couple saben cómo ejecutar a la perfección los temas que conforman un set que se intuye trabajado y planificado, pero me costó conectar con su directo, que sentí demasiado frío y nostálgico. Solo con los temas instrumentales logré adentrarme en la atmósfera hipnótica y envolvente en la que sí logro sumergirme fácilmente escuchando sus discos.

Cuarenta minutos después de tocar la primera nota, Manuel e Ives abandonaron el escenario tan rápido como volvieron a aparecer en escena para regalarnos un último tema. Fueron apenas cincuenta minutos y, aunque el set estaba bien planteado, faltó emoción y se hizo corto.

Una década en activo y cinco discos de estudio explican una indudable solvencia en la ejecución, si bien la experiencia no fue lo hipnotizante que esperaba. Fue un concierto correcto, pero falto de alma. Eché en falta un tanto de emoción, algo que a tenor de su discografía era esperable y apuntaba fácil de lograr.

Fotos: Vero Estrada