Tennis, “Swimmer” (Mutually Detrimental, 2020)

El matrimonio de Denver vuelve con el mejor trabajo de su carrera

Hay que reconocer que los comienzos de Tennis fueron como para no tomárselos muy en serio. No porque su primer trabajo fuera malo, todo lo contrario, estaba lleno de canciones estupendas, pero sí que olía raro todo lo que les rodeaba extra musicalmente. Esa historia de que se gastaron sus ahorros en un barco, y en un año sabático navegando compusieron su debut, hizo de ellos uno de los grupos más mediáticos del mundo bloguero. Pero claro, nadie pensaba que, diez años después, siguieran sacando discos interesantes. Y ya no solo eso, con ese sonido lo-fi que tenía su primer álbum, tampoco esperábamos que se convirtieran en una de las bandas de pop que mejor suenan. Algo que, en su nuevo trabajo, resulta evidente.

Swimmer” es un álbum marcado por dos acontecimientos importantes, y recientes, en la vida del matrimonio de Denver. Por un lado, está la salud de Alaina Moore, que tuvo que ser ingresada en el hospital por un extraño desmayo en un supermercado. Y por el otro, la pérdida del padre de Patrick Riley. Dos acontecimientos que, en el fondo, como matrimonio, afectan a los dos. Y esto ha hecho que, buena parte del álbum, esté basado en el apoyo y en el amor que se tienen el uno al otro.

Musicalmente, estamos ante un trabajo que reincide en el soft-pop de aires setenteros que coquetea con los sonidos soul y R&B. Pero ojo, porque, dentro de esto, hay muchos matices. Así, pueden irse sin problema hacia baladas al piano más propias de una Carole King de los primeros setenta (‘I’ll Haunt You’ y ‘Matrimony II’); hacia sonidos más cercanos al rock (el juego de batería y piano de ‘Need Your Love’ es impresionante), o adentrarse en terrenos más folk (‘Echoes’ y ‘Tender As A Tomb’). Además de perfeccionar sus baladas ensoñadoras, donde nos dejan joyas como ‘How To Forgive’ y ‘Runner’. Pero, quizá, lo mejor, llega con ‘Swimmer’, en la que se sacan de la manga la que puede ser la canción más bonita de toda su carrera. Un clásico instantáneo.

Reseña Panorama
Puntuación