Publicidad

Estreno: ¡Oh, Itimad, Itimad!, en el teatre Riereta.

Autor:

OH_ITIMAD_ITIMAD_1

La compañía de teatro Les Maniquís estrena ¡Oh, Itimad, Itimad!, una nueva obra que se adentra en el análisis de la sociedad y sus comportamientos ambientada en el futuro. Un nuevo “des-propósito espacial” que supone un paso teatral adelante más en relación a Urna 321, su anterior producción de crítica distópica y social.

Chandra, Ravi y su hijo Jan malviven en una cápsula espacial no tripulada que gravita alrededor de una nave nodriza, la civilización. Un reducto de sociedad con serios problemas de superpoblación donde impera el totalitarismo del código general de nave: decálogo de normas férreas que, en el caso de ser incumplidas, condenan al infractor a vagar eternamente en el espacio.

A pesar de las penurias, Ravi no pierde la esperanza de regresar a la nave y prepara a su hijo para el improbable acontecimiento, mientras Chandra vive del recuerdo de su vida feliz junto a su anterior marido, Spica Spic, un famoso hombre anuncio fallecido en circunstancias ridículas. Jan desconoce lo que hay fuera de la cápsula. Fue su nacimiento lo que les condenó a vagar por el espacio. Su vida se limita a maltratar psicológicamente a sus padres y a hacerlos sentir culpables de su desgraciado destino.

Todo cambiará a partir de la colisión con otra cápsula, ocupada por Shani y Shukra, dos hermanas expulsadas de la nave nodriza por motivos ciertamente peculiares. Shani y Shukra rompen el equilibrio de dominados y dominante destapando el resentimiento más hondo y los odios mejor guardados.

¡Oh, Itimad, Itimad! expone el problema de la educación asociado a un sistema totalmente deshumano y deshumanizado, donde todo se puede comprar, donde la escritura y la lectura son deshonrosas, donde disfrutar de la música es delictivo y llorar es mezquino porque no produce. El humanismo ha muerto. El hombre nuevo no llora, compite. No ama, compra. Las utopías no son más que estrategias de marketing. Los lugares soñados son spots publicitarios y el deseo se limita a lo material.

Itimad no es más que un asteroide en medio de la nada envuelto con el lacito de la sugestión publicitaria. Los personajes, a pesar de vivir desterrados, desean regresar a ese mundo de competitividad y vigilancia continua, escuchar promesas de ascensión social y soñar con que algún día les obsequian con poder bañarse en las playas de Itimad y disfrutar de sus atardeceres plateados.

En la nave nada está sujeto a la imaginación del individuo, todo está prefabricado. No obstante, en el destierro todo está permitido, nadie les vigila, no hay normas. ¿De qué sirve pues insistir en respetarlas? La obra explora esa especie de alienación a la moral, a la norma, a la conducta. Sólo Jan la cuestiona porque nació libre, fuera de la sociedad. He aquí la paradoja, a pesar de recibir una educación basada en el Decálogo y de tener todos los cuidados, el hijo se rebela, somete a sus padres y les hace sentir culpables de todas sus desgracias.

Explorar el concepto de rebeldía, qué hay detrás de la conducta subversiva y, en contraposición, qué hay detrás del sumiso, del que no se cuestiona absolutamente nada, es un hilo muy interesante del que estirar. El texto trata de cuestionar conceptos como la integración, la tradición, la religión e incluso pensar sobre la vida misma. Indaga en el que somete y en el sometido. ¿Qué placer oculto lleva a disfrutar del sometimiento? ¿Qué es lo que induce al ser humano a someter? ¿Qué es la culpa y cómo se gestiona?

¡Oh, Itimad, Itimad! es un texto loco, trepidante, cínico y perturbador. Un espectáculo dislocado, atrevido, un puñetazo donde más duele al espectador con un tono cómico pero desde el sarcasmo y el cinismo.

“¡Oh, Itimad, Itimad!” se representará en el teatre Riereta del 22 al 24 de abril de 2011.

Autor: Iván Romero
Director: Iván Romero
Intérpretes: David Blanco, Maialen F. Boncompte, Bárbara García, Núria Granell y Oriol Roca
Producción: Cía Les Maniquís
Escenografía: Javi López
Vestuario: Aleix Molinero y Lorena Gómez
Iluminación y sonido: Frisco Sáez

Horarios: Viernes 22 y sábado 23 de abril a las 21:00 horas; domingo 24 de abril a las 19:30 horas.
Precio:
Duración: 60 minutos.
To Top