Publicidad

Crítica: Traïció

 

El pasado 11 de marzo la sala Sala Fabià Puigserver del Teatre Lliure estrenó la obra Traïció de Harold Pinter, una lectura de la traición a través del alma humana.



El texto que nos presenta Pinter, recio y regio, nos muestra, desvestido de artificiosidad, el juego de las relaciones humanas, y los atajos, recodos y vías muertas por las que optamos cuando nos relacionamos con los demás.
La presentación de los personajes es buena, muy buena: Jerry, Robert y Emma. Todos ellos unidos por la traición. Emma (Vicenta N’Dongo) es la mujer de Robert (Francesc Orella), pero al mismo tiempo es la amante de Jerry (Francesc Garrido). Jerry es amigo de Robert y al mismo tiempo amante de su mujer. Robert, por su parte, lo sabe todo, y se traiciona a sí mismo y a los demás al aceptar la situación.
A través de una excelente puesta en escena que nos presenta los diversos actos o episodios de la pieza como un partido de squash, la obra nos hará retroceder en el tiempo, como un esfuerzo de la memoria. Comenzaremos por el final, el presente, donde descubriremos la traición, y retrocederemos al pasado, que nos revelará la realidad de la vida en común (casi una y la misma) de los tres personajes.
Esta excusa nos permite observar como la traición se ha apoderado de sus vidas, y se ha contagiado por todas partes. En cada acto de la obra la traición está presente, y el otro traicionado también. Tanto es así que ni los personajes ni los actores abandonarán nunca el escenarios, dejando muy claro la universalidad de la traición sobre él y seguramente en la vida!
La escenografía también destaca como algo más que la superficie donde se interpreta la obra. El escenario está tetris-zado, descompuesto, dividido y desnivelado, y conforma, traicionando, como no, a su superficie, y crea los diferentes espacios geométricos donde se representará la historia. En el apartado de las actuaciones destaca sobre todas las demás la de Francesc Orella, que interpreta al marido traicionado con una gran sobriedad y autocontrol.
El Teatre Lliure nos regala así una historia teatral que nos habla no solo de las propias experiencias del autor, Harold Pinter, que escribió en parte un texto autobiográfico, sino de lo que, seguro, podemos reconocer como una traición personal muy parecida, tan parecida, a cualquiera que hallamos podido vivir nosotros.

“Traïció" se podrá ver en la Sala Fabià Puigserver del Teatre Lliure hasta el 12 de abril.
Dirección: Carles Alfaro.
Intérpretes: Francesc Garrido, Vicenta Ndongo y Francesc Orella.
Escenografía: Carles Alfaro.

 

 

To Top