Publicidad

Crítica: The best of the 80’s. Flashdance

Autor:

FLASHDANCE

Un reto. Exactamente eso, un reto, es lo que nos propone el Teatre Coliseum desde el pasado 26 de mayo: ¿es posible que alguien acuda a ver su nuevo espectáculo, y consiga mantener la compostura, impertérrito, sin moverse de la butaca al ritmo que se le ofrece desde el escenario? Para vencer la resistencia del espectador, el teatro ha estrenado The best of the 80's. Flashdance, un compendio, de casi 2 horas de duración, formado por algunas de las mejores canciones que sonaron en aquella ya mítica década en las mejores discotecas del mundo, y que llega a Barcelona tras haber cosechado un notable éxito en Madrid desde el 2008.

Así, pues, lentejuelas, calentadores y una clásica bola de espejos han tomado el Teatre Coliseum para revivir la década de los 80. En los últimos meses, el mundo del espectáculo ha demostrado que los 80 están de vuelta (¿acaso se habían ido alguna vez?), algo que han certificado los regresos de ciertos grupos musicales que vivieron su momento más dulce en aquella época, las versiones cinematográficas de series televisivas como Fama o, algo más cercano, el estreno del musical basado en los éxitos de Mecano. The best of the 80's. Flashdance sigue esa estela de revivals, en él encontraremos un concierto donde degustar grandes clásicos como What a feeling, Maniac, Enough is enough, You're the first, entre otros, o canciones de bandas sonoras tan conocidas como Dirty Dancing (momento que arrancó numerosas exclamaciones de ternura en el patio de butacas), Flashdance o Fama.

The best of the 80's. Flashdance es un brillante espectáculo, aunque con algún pero: la versión en castellano de I want to break free (de igual manera que la versión de I will survive) dejó al público algo descolocado, aunque buena parte del mismo pronto desistió de intentar seguir la letra de la canción, justo en el mismo instante en que el intérprete dejó su torso al descubierto.

Sea como sea, The best of the 80's. Flashdance tiene a su favor un repertorio impecable, presente en el imaginario colectivo, y que permite tener, ya desde el primer instante, al público totalmente entregado, participativo, coreando las canciones y siguiendo entusiasmado el ritmo con palmas, algo que engrandece aún más el espectáculo, creando un vínculo emocional entre artistas y espectadores que hace de éste un singular espectáculo.

Para llegar a emocionar, lo cierto es que no basta con contar con ese maravilloso repertorio, también es preciso reunir sobre el escenario a unos talentosos cantantes que lo defiendan, y en este espectáculo los encontramos: los cuatro intérpretes ofrecen unas actuaciones memorables, regalando instantes de enorme belleza e intensidad, aunque quizás el desmesurado histrionismo del presentador, encargado de amenizar los intervalos existentes entre canción y canción, llegue a deslucir su participación en el concierto. Además, es justo reconocer que The best of the 80's. Flashdance no sería lo mismo sin el excelente vestuario que da color a cada número ni, sobre todo, sin su extraordinario cuerpo de baile, unos estupendos bailarines que en varias ocasiones dejaron al público asombrado con sus coreografías, como en el momento en el que recrearon la escena más difícil de la canción de Dirty Dancing, y todo ello con una pasmosa facilidad.

En definitiva, The best of the 80's. Flashdance es una oportunidad única para revivir aquellas canciones presentes en el imaginario colectivo de quienes vivieron con intensidad la década de los ochenta, además de ser un espectáculo imprescindible para todos aquéllos que han hecho de la fiebre del sábado noche su propio estilo de vida.

“The best of the 80's. Flashdance” se podrá ver en el Teatre Coliseum hasta el 6 de junio 2010.

Cantantes: María, Jazmín, José A. Vadillo y Javier Enzo
Bailarines: Sara Represa, Ana Peralta, Sara Vázquez, Hinley Rodríguez, Ainhoa Fernández, Zaida Soto, Goyo Gañán, Adrián Blázquez, Sandro Bernal, Álex González, Rubén Martínez, Omar Ramos
Coreografías: Goyo Gañán y Laura García

Sonido: Cedison
Iluminación: Francis González
Vestuario: Rafael Solis y Carmen González
Arreglos musicales: Fernando Ortúzar

Horario: Miércoles, jueves y viernes a las 21:00 horas; sábados a las 19:00 y a las 22:00 horas y domingos a las 19:00 horas.
Precio: de 22 a 38 €.


To Top