Publicidad

Crítica: Temporada de Zarzuela en el Teatre Tívoli.

Autor:

temporada_de_zarzuela_1

Hoy finaliza en el Teatre Tívoli la breve temporada de zarzuela que ha permitido la representación de tres de las zarzuelas más conocidas del género en aquel teatro, La del manojo de rosas, Doña francisquita y La verbena de la paloma.

No es muy habitual, que yo sepa, hallar en la cartelera barcelonesa un espacio escénico que programe un género tan castizo y tan “de modé” como la zarzuela, hoy en día en que la actualización y la deconstrucción de obras, de géneros y de experiencias teatrales está tan en boga. Aún así, el grupo Balanyà se ha atrevido a programar esta pequeña temporada de zarzuela que parece, según lo expuesto en la introducción del espectáculo, que tendrá su continuación durante este mismo año, con la representación de otros títulos también muy conocidos, en el mismo teatro.

Y ha sido todo un acierto, o al menos eso parece al ver el patio de butacas lleno hasta la bandera, hecho que solo se consigue muy de tanto en tanto en Barcelona. El teatro Tívoli ha programado tres zarzuelas durante cuatro días cada una, La del manojo de rosas (del 3 al 6 de febrero), Doña Francisquita (del 10 al 13 de febrero) y La verbena de la Paloma, que hoy cierra con su última representación la temporada “zarzuelística”.

Los encargados de llevar a cabo las representaciones ha sido la Compañía Lírica Siglo XXI. Dirigida por José Antonio Irastorza e interpretada por el elenco habitual. Una compañía con un repertorio amplísimo que incluye la zarzuela y también la ópera (que por lo que parece, también tendrá un lugar próximamente en el teatro Coliseum).

La representación de la última de las zarzuelas programadas, La verbena de la Paloma, ha sido, sin ningún paliativo, un éxito rotundo. La Compañía Lírica Siglo XXI sabe lo que se lleva entre manos. A sus voces masculinas y femeninas de amplio rigor, ha mezclado una construcción de escenarios simple pero maravillosamente impecable. Un espacio escénico que nos permite volver atrás en el tiempo, al Madrid de finales del XIX y principios del XX, donde de la mano de Julián, la Señá Rita, Don Hilarión, Susana, Casta, la tía Antonia, Don Sebastián, el tabernero y el sereno, entre otros, asistiremos a un drama tragicómico amoroso. De nuevo la trama es ampliamente conocida. La negativa de la joven y hermosa Susana de acompañar a Julián a la verbena de la Paloma, festividad castiza y popular donde las halla, debido a las insistencias de la madre-tía de ella de casar a alguna de sus hijas con el reputado y adinerado Don Hilarión, el boticario del barrio. Una negativa que conducirá a la celebración de una acalorada y accidentada verbena en la cual todos los vecinos del barrio se verán implicados. Toda esta suma de reyertas, insultos, chulerías, limonadas y zarzaparrillas que llevará a la recuperación del amor entre Julián y Susana, y a un final folclórico allí donde los halla.

Como indicaba la Compañía Lírica Siglo XXI lleva a cabo un trabajo impecable, concienzudo y elaborado. Un trabajo que nos hace (al respetable público que ocupa las butacas) rememorar tiempos pasados donde tanto en el teatro, en el cine y en la radio no dejaban de sonar los sones y los ritmos provenientes de la zarzuela. Y digo recordar porque la media de edad de los espectadores era, como es lógico, algo elevada. Cosa normal si pensamos a que público va dirigido el espectáculo. A aquellos que vivieron una época no tan moderna y si algo más típica, más acostumbrada, cuando las cosas, las personas y los sentimientos duraban más, y no se consumían casi en el mismo momento de tocarlas, conocerlas o experimentarlos.

Pues como iba diciendo, todo un ejemplo de profesionalidad, tanto en la interpretación como en los timbres de las voces. Actores y actrices que perecen recién sacados de una de aquellas representaciones antiguas (bueno, quiero decir, más bien clásicas) del repertorio.

Toda una oportunidad, además, para los más jóvenes, aquellos que ya no recordamos la vida sin el móvil, internet o el gps, de conocer nuevas cosas antiguas, y un género que llenó los “discos duros cerebrales” de varias generaciones con toda una serie de canciones, temas, letras, tonos y tarareos que han llegado, afortunadamente, hasta nosotros. Una ocasión que no se puede perder, y si lo ha hecho (que es más que posible) le recuerdo, más adelante, y gracias al esfuerzo de la Compañía Lírica Siglo XXI y del Grupo Balanyà, tendremos la posibilidad de gozar de una nueva breve temporada de zarzuela. ¿Se la va a perder?

La “temporada de zarzuela” se ha representado en el Teatre Tívoli del 3 al 20 de febrero de 2011.

Música: Tomás Bretón
Libreto: Ricardo de la Vega
Intérpretes: Juan Carlos Barona, Rosa Ruiz, Rafael Álvarez de Luna, Ruth Nabal, Alicia Montesquiu, Amparo Madrigal, Carmelo Pena, Jose Tejado y Gorka Satrustegui
Diseño decorados: Mireya Franco
Diseño iluminación: Oscar Cabanas
Vestuario: Cornejo y propio de la compañía
Coreógrafo: Joan Salas
Director escénico: Oscar Cabanas
Dirección musical: Jose Antonio Irastorza
Dirección general: Jose Manuel Mouriz


To Top