Publicidad

Crítica: Idiota, a la Sala Muntaner

Autor:

En los últimos tiempos la popularidad de Jordi Casanovas se ha consolidado gracias a su trilogía sobre la identidad catalana, un merecidísimo reconocimiento a su talento, cierto, pero muchos espectadores añorábamos la vertiente más oscura de sus inicios, la de comedias negras como Un home amb ulleres de pasta y la celebrada Sopar amb batalla. Quizás el autor de Vilafranca del Penedès también echaba de menos la diversión de los primeros años y por eso ahora ha recuperado el espíritu de aquellas piezas en Idiota, un juego perverso sobre nuestra sociedad actual donde las carcajadas están aseguradas a pesar de la tensión a la que son sometidos los protagonistas, un montaje estrenado en la Sala Muntaner que ya se ha convertido en todo un éxito de público y crítica.

La función enfrenta a dos personajes de personalidades opuestas (espléndidos Anna Sahun y Ramón Madaula, ella impasible y decidida a alcanzar sus objetivos, él con una excelente vis cómica hasta ahora desconocida) mediante un planteamiento aparentemente simple: ella es una psicóloga alemana al frente de un experimento en el que se estudiarán los patrones de pensamiento de un pobre home sin demasiadas luces, el amo de un karaoke en crisis asfixiado por las deudas bancarias. Cegado por la promesa de recibir un dinero que le solucionaría esta delicada situación, el hombre acepta participar en el proyecto con mucha alegría y un punto de inconsciencia porque tan solo deberá resolver unos problemas de lógica, pero el proceso no será tan fácil y cuando lo comprenda quizás ya será demasiado tarde…

idiotaEstructurada a partir de una premisa discutible –el hombre agudiza el ingenio cuando es sometido a una presión extrema–, la obra es un nuevo ejemplo de la habilidad narrativa de Casanovas para ofrecer un caramelo que, cuando se desenvuelve, pierde cualquier indicio de dulzura y se torna envenenado: aquí presenta un texto malicioso que se inicia como una comedia inofensiva, con ingeniosas réplicas y contrarréplicas de los protagonistas que arrancarán las risas del público, pero este clima distendido mutará en desesperación y angustia en un momento determinado; a partir de este giro dramático el espectador será testigo de una cuenta atrás terrorífica en la que surgirá la parte más oscura del ser humano, y donde los dos personajes mirarán de imponer su voluntad al otro sin miramientos.

Idiota es una reflexión magnífica sobre nuestro papel de espectadores pasivos incapaces de tomar decisiones, además de una seria advertencia hacia nuestra sociedad: nos tratan como idiotas, nos manipulan diariamente, pero la posibilidad de rebelarnos todavía está en nuestras manos; así, en la Sala Muntaner podréis ver una historia sencilla que se complica minuto a minuto y que os helará la sonrisa cuando menos os lo esperéis, una recomendación obligada con una conclusión evidente: ¡en adelante leed bien los contratos que firméis!


“Idiota” se representará en la Sala Muntaner hasta el 14 de junio de 2015.

Autor y dirección: Jordi Casanovas
Intérpretes: Ramón Madaula, Anna Sahun
Escenografía: Enric Planas
Diseño de luces: David Bofarull
Diseño de sonido: Damien Bazin
Diseño de vídeo: Joan Rodón
Vestuario: Irantzu Ortiz
Ayudante de dirección: Marc Angelet
Dirección de producción: Carles Manrique
Dirección técnica: Xavier Xipell “Xipi”
Distribución: Elena Blanco
Fotografía: Marc Bordons
Diseño gráfico: Ladyssenyadora
Fotografía espectáculo: Josep Aznar

Horarios: miércoles, jueves, viernes y sábado a las 20:30 horas; y domingo a las 18:30 horas
Precio: de 18 € a 20 €
Idioma: catalán
Duración: una hora y veinte minutos

To Top