Publicidad

Crítica: Nixon-Frost

nixon-frost_2


El pasado 17 de septiembre se estrenó en el Teatre Lliure Nixon-Frost, la obra teatral, de casi 2 horas de duración, basada en las entrevistas televisadas que Nixon, el expresidente americano concedió a Frost para intentar lavar su imagen pública.



El 9 de agosto de 1974, punto de partida de la obra, Richard Nixon dimitía como presidente de los EE.UU. por el escándalo del Watergate (las escuchas clandestinas que agentes de la CIA pretendían realizar en el Hotel Watergate, con el beneplácito del presidente). Nixon fue sustituido por Gerald Ford, que lo indultó suspendiendo el juicio político al que estaba siendo sometido. Ya en 1977, David Frost, hasta entonces un frívolo presentador inglés con programas en Inglaterra y Australia, se empeñó en realizar la entrevista (pagó por ella 600.000 dólares) que consiguiera arrancar una disculpa al expresidente por su participación en el Watergate y los errores en la guerra de Vietnam, y de paso consagrar su carrera como periodista. Esta entrevista, base de Nixon-Frost, logró consolidar el papel de la televisión como medio informativo en la sociedad del momento.

La obra está estructurada en 2 partes diferenciadas. En la primera se presentan los 2 grandes protagonistas de este cara a cara (magníficos Joan Carreras y Lluís Marco), centrándose también en las negociaciones entre ambas partes para acordar los términos en los que se iban a realizar las entrevistas; en la segunda parte, el protagonismo recae sobre estas y en cómo evolucionan (asemejándose a un combate de boxeo) hasta el punto cumbre de la confesión de Nixon.

Sin duda, Nixon-Frost destaca por su imaginativa puesta en escena. Àlex Rigola presenta en el Lliure 2 versiones sobre un mismo texto: Nixon-Frost, en la que se usan recursos teatrales convencionales, y Nixon-Frost (unplugged escènic), donde toman fuerza recursos audiovisuales (cámaras, proyector,…). En la versión unplugged quizá no sea acertado hablar de ella solamente como una pieza teatral, ya que su planteamiento cinematográfico la hace única: la escenografía es sencilla, pero gracias al proyector podemos situarnos en un avión, en la casa de la playa del expresidente o en el plató donde se rodaron las entrevistas. Por otro lado, el proyector también permite apreciar las interpretaciones de los 2 protagonistas como si de un careo televisado se tratase, además de intercalar imágenes reales de Nixon o de la guerra de Vietnam.

En conclusión, Nixon-Frost es una magnífica oportunidad de conocer unos hechos históricos verídicos (y en su momento televisados) en un escenario teatral, con buenas actuaciones y una original puesta en escena.

"Nixon-Frost" se representará en el Teatre Lliure del 17 de septiembre al 18 de octubre de 2009.

Autor: Peter Morgan
Dirección: Àlex Rigola
Intérpretes: Joan Carreras, Lluís Marco, Chantal Aimée, Amanda Baqué, Andreu Benito, Oriol Guinart, Jose Novoa, Jordi Puig Marpons, Óscar Rabadán, Santi Ricart, Nina Uyà, Neus Ballbé

Horario Nixon-Frost: Miércoles y viernes: 20.30 horas; sábados:21.30 horas y domingos: 18:00 horas
Horario Nixon-Frost (unplugged escènic): a partir del 24/09, Jueves: 20.30 horas y sábados: 21:30 horas

Precio: miércoles día del espectador 15 €; resto de días 24 €; con descuento* (excepto día del espectador) 19 €; las dos versiones 30 €

 

To Top