Publicidad

Crítica: Homebody / Kabul. En casa / En Kabul


La otra noche se han entregado en Madrid los Premios Max de teatro correspondientes al año 2.007 y si en algo han acertado ha sido en los premios a mejor actriz principal y de reparto, Vicky Peña y Gloria Muñoz, actrices de Homebody / Kabul.


Dirigida por Mario Gas, esta controvertida obra de Tony Kushner fue estrenada poco después de la caída de las Torres Gemelas por el ataque terrorista del 2.001, por lo que no es difícil de imaginar el gran revuelo que provocó entre la sociedad estadounidense. El texto de Kushner es lúcido y sobre todo muy dramático, lógico al relatar unos hechos como los que nos está contando. La obra está repartida en tres partes claramente diferenciadas, dos de ellas por un intermedio de 20 minutos. En la primera, una señora londinense relata en un monólogo sus opiniones sobre Afganistán (un país al que parece tener cierto apego, aun sin conocerlo) y sobre su vida personal. Y la segunda y tercera parte están centradas en la búsqueda del cadáver de esta mujer por su marido y su hija. Antes he dicho que el gran acierto de los premios Max de este año ha sido el relacionado con las actrices, pero también digo que el punto fuerte de la obra dirigida por Mario Gas ha sido la elección de Vicky Peña y Gloria Muñoz: es una maravilla ver a estas dos mujeres en el escenario, sobre todo a la primera, que da una lección ejemplar realizando un monólogo, a pesar de su duración (casi una hora) que no consigue aburrir al personal en ningún momento. Nada que ver con lo que sucede en la hora siguiente, en la que un padre apático y aburrido y una hija irascible ponen el montaje de vuelta y media. Y es que realmente la elección de Roberto Álvarez y Montse Morillo para estos papeles no resulta nada acertada. No se puede decir lo mismo de la elección internacional del reparto, que incluye actores magrebíes, algerianos e iraníes, algunos muy conocidos en sus países de origen, que aun con la dificultad que da el trabajar en una lengua que no es la tuya, dan mucha más convicción a la obra que otros actores nacionales. El papel de Congo Twistleton, un diplomático adicto al opio, le va como anillo al dedo al catalán Jordi Collet. Homebody / Kabul es una obra muy politizada, pero sobre todo muy humana, que ahonda en los sentimientos de un pueblo que está abocado al sufrimiento. Así que no es de extrañar que a la obra del Sr. Kushner se la tratara como un panfleto talibán, nada que ver en realidad, aunque sí con la imaginación antidemocrática de ciertos medios periodísticos norteamericanos. Kushner, y en este caso Gas, intentan que reflexionemos ante unos diálogos que por desgracia no acaban de convencer al oyente, exceptuando los del comienzo o los de una Gloria Muñoz que hace el papel de mujer afgana dolida (hablando en varios idiomas) por la incomunicación entre Oriente y Occidente. Desde luego el autor nos quiere contar algo muy relevante sobre esta situación, y es posible que necesitáramos que alguien, quien fuera, nos lo explicara bajo los focos. Pero Homebody / Kabul es una historia repetida, nos explica algo que todos conocemos y que hemos visto en los telediarios miles de veces. Simplemente, podría decirse que la obra llega demasiado tarde.

 

Homebody /Kabul. En casa /en Kabul
Director: Mario Gas
Interpretes: Vicky Peña, Mohamed El Hafi, Hamid Danechvar, Roberto Álvarez, Jordi Collet, Elena Anaya, Mostafa El Houari, Mehdi Ouazzani, Hamid Krim, Gloria Muñoz y Driss Karimi.

Foto: Ros Ribas

 

To Top