Publicidad

Crítica: Hair, Love & Rock Musical

Autor:

hair_2

El teatre Apolo nos invita a hacer un pequeño viaje en el tiempo hacia la década de los 60 con la programación de Hair, una fuga hacia la libertad y hacia la consumación del ser humano a través de la magia de un musical referencia de toda una generación.

Es una alegría, para todos aquellos a los que les gusta el género del musical, ver como, uno a uno van pasando por los escenarios barceloneses todos los grandes (y pequeños) espectáculos que han hecho grande el género. En este desfile de estrenos uno de los que se echaba a faltar era Hair, Love & Rock Musical, la epopeya pacifista y humanista creada por James Rado y Gerome Ragni (letras), y Galt MacDermot (música) en el año 1967. Un espectáculo musical al que se le tenía que dar un gran formato y se le ha dado, ubicándolo en el Teatro Apolo de Barcelona.

Hair nos narra la historia de un grupo, o mejor dicho, de una tribu hippie o de una generación americana que en los años 60 del siglo XX se atrevió a combatir las injusticias y las contradicciones de la sociedad en la que vivían, no olvidemos, la primera potencia mundial (con perdón de la URSS) nacida a raíz de la Segunda Guerra Mundial. Una generación que propuso ideales como la paz, la amistad, el amor o la igualdad, enfrentados a los valores consolidados del momento (y en la actualidad) como son el militarismo, la guerra, las jerarquía y la segregación racial. Es por eso, y por mucho más, que Hair es un musical, un espectáculo y una obra siempre actual donde quiera y cuando quiera que se represente, y solo hace falta ver la televisión o leer las noticias para ser consciente de ello.

El tema central de Hair es la rebelión de esta generación hippie en contra del servicio militar, una máquina de fabricación en serie de jóvenes soldados condenados a morir en una de las guerras más irracionales y absurdas (si es que alguna no lo es) como fue la Guerra de Vietnam. Pues bien, esta imposición bélica se cierne sobre un grupo de amigos hippies, a cuyos miembros varones el Estado requiere para iniciar su formación militar, como hombre y como ciudadano americano. Esta presión sobre los ideales libertarios de una generación hará rodar el musical, en la que también aparecerán sentimientos y principios como la vuelta a la naturaleza y a los orígenes indígenas americanos, la libertad, el amor libre, el rechazo al consumismo y al capitalismo, el pacifismo, la ecología o la igualdad racial y religiosa.

El espectáculo estrenado en Barcelona es muy fiel al original estadounidense y hará las delicias de los que gozaron de él ya en su presentaciónallá en los años 60 y de todos aquellos que se acerquen a él desde cero. Todo está preparado en el escenario del teatro Apolo para hacer gozar al público asistente. Una trama que todos podemos situar espacial y espiritualmente, unas canciones y unas coreografías trabajadas por los cantantes/bailarines que forman parte del musical y una trama que sobrecogerá, seguro, los corazones de todos los asistentes. De la fidelidad al original el musical estrenado en Barcelona mantiene, incluso, el desnudo final del primer acto, un desvestimiento en el que participan todos los intérpretes del espectáculo que provocó una gran polémica en su momento en los años 60, aunque forma parte del ideario hippie y libertario de la obra y sigue siendo, por lo tanto, necesario en cualquier reposición del musical.

Aún a riesgo de contradecirme, diré que más que una trama Hair nos presenta una situación protagonizada por una feliz “tribu” de compañeros hippies acosados por los valores, los convencionalismos y las imposiciones de su época. Una situación sin un argumento marcado en la que las canciones marcan el avance de la “exposición” escénica con una música que por fuerza nos tiene que retrotraer al pasado, a aquellos años 60 que no todos vivimos, pero que todos conocemos, sobre todo, a través del cine, la música y la televisión. Como decía una situación escénica que mantiene la mayoría del tiempo a la totalidad de actores y actrices sobre el escenario y en la cual asistiremos a la defensa de todos aquellos valores que, aunque mal vistos des del Estado y las instituciones de la época, ahora se valoran cada vez más y son, sin duda, aquellos valores que permitirán a la humanidad sobrevivir en un planeta que ha sufrido, siempre en silencio y resignado, todos los atropellos que la humanidad se ha creído y se cree acreditada a perpetrar a diario.

Es así Hair un soplo de aire fresco y renovado que acompañado de canciones como Aquarius o Let the Sunshine in (más que canciones himnos) nos pueden permitir, aunque solo sea durante las dos horas y media que dura el musical, creer que aún es posible cambiar el mundo y vivir una vida en la que la guerra, el odio, la discriminación, el dinero y la muerte no son los valores que mueven a la humanidad y que dejan en desventaja no solo a aquellos que no se suman a su carro tristemente vencedor si no a todos los demás seres vivos que conviven con la raza humana y que comparten las riquezas, la pobreza y las desventuras de un planeta grande por lo que es y pequeño, muy pequeño, por lo que hacemos de él.

“Hair, Love & Rock Musical” se representa en el Teatre Apolo de Barcelona desde el 22 de diciembre de 2010.

Autor: Gerome Ragni y James Rado
Autor música: Galt MacDermot
Director: Daniel Anglès
Direcció adjunta: Roger Julià
Direcció musical: Sergi Cuenca
Coreografia: Esther Luengo
Intérpretes: Damaris Martínez, Tamara Quiogue, Alex de los Santos, Júlia Möller, Momo Cortés, Queralt Albinyana, Alberto Díaz, Albert Estengre, Pau Doz, Jordi Coll, Aida de la Cruz, Elena Fortuny, Xavi Duch, Yolanda Sikara, Marta Tomasa, Adriana Robles, Juan Vázquez, Pablo Ibáñez, Óscar Kapoya, Marina Pastor, Chipper, Angie Alcázar, Rafa Bueso, Andrea Currello, Julia Jove, Christian Sànchez y Mercè Grané.

Horarios: Miércoles a las 21:00 horas; jueves a las 17:00 y a las 21:00 horas; viernes y sábados a las 18:00 y a las 22:00 horas y domingos a las 18:00 horas.
Precio: De 27 a 58 euros.
Idioma: castellano.
Duración del espectáculo: 2 horas y 30 minutos.


To Top