Publicidad

Crítica: Germana Pau, La infanticida

 


El pasado 20 de marzo el Teatre Romea estreno un espectáculo teatral conformado por dos de los monólogos de Víctor Cátala (pseudónimo de Caterina Albert): Germana Pau i La Infanticida.


Los dos monólogos recogen diversas de las características de la obra literaria de Caterina Albert, escritora catalana de finales del siglo XIX y primera mitad del XX. La autora fue educada en el seno de su familia propietaria rural, y siempre tuvo muy presente en su obra el campo y su personaje principal, la mujer campesina y su mundo interior, a la cual presentó siempre en historias trágicas desde una óptica fatalista y pesimista, en su lucha constante contra los elementos que les impedían, en una sociedad fuertemente patriarcal, realizarse como persona. Los dos monólogos que presenta el Teatre Romea son una buena muestra de su obra y su estilo.
Germana Pau, interpretada por Àngels Gonyalons, nos muestra el trágico recorrido de una joven a la cual un fracaso amoroso le lleva a retirarse de la vida y de los sentimientos mundanos, recluyéndose en un convento. Su tranquilidad y equilibrio emocional se destruirá cuando el causante de sus desvelos amorosos ingrese enfermo en el hospital del convento, haciéndole revivir la dura y amarga travesía emocional que la llevó hasta allí.
Por su parte La infanticida, reencarnada por Emma Vilarasau, nos introduce en el desequilibrado interior de otra mujer, que, asediada por el honor y la virtud femenina pretendida por su padre, y por las inflexible normas de comportamiento propias del mundo rural, se ve obligada a ocultar su relación con un señorito de la ciudad, cuya intimidad le ha llevado a dar a luz una hija, y cuyo miedo y terror la han llevado a matarla accidentalmente.
Las dos breves historias nos sitúan en espacios interiores, en un convento y en un manicomio, espacios reservados a dos mujeres que han roto los lazos y las normas propias de la sociedad del momento, y que por ello han sido castigadas o han querido castigarse. Esta interioridad de los espacios queda plasmada en la escenografía, donde aparte de paredes, camastros y alguna ventana (tapiada) solo podremos ver a sus protagonistas, Gonyalons y Vilarasau que gracias a las luces de los focos, que transmutan las letras del texto, nos son visibles y conocibles.
El Teatre Romea apuesta, así, por el buen teatro catalán costumbrista e interiorista de Caterina Albert en su nueva propuesta escénica, que nos presenta la dureza, la severidad, la violencia y el olvido sufrido por las mujeres, un tema más que actual en los tiempos en que vivimos.

Las obras "La infanticida" y "Germana Pau" se representarán en el Teatre Romea del 20 de marzo al 17 de abril de 2009.
Autor: Víctor Cátala.
Dirección: Josep Maria Mestres
Intérpretes: Emma Vilarasau i Àngels Gonyalons.

Horarios: de martes a viernes a las 21:00 horas; los sábados a las 19:00 y a las 21:30 y los domingos y festivos a las 18:30.



 

To Top