Publicidad

Crítica: Els jugadors, en Teatre Lliure de Gràcia.

Autor:

els.jugadors.05  c ros.ribas-1

Cuatro hombres unidos por una enfermiza afición al póquer, y con unas vidas marcadas por el fracaso constante, son los protagonistas del último espectáculo presentado en el Teatre Lliure de Gràcia, Els jugadors, un impecable drama disfrazado de comedia que lleva la firma de uno de los dramaturgos más interesantes y elogiados de la escena catalana, Pau Miró, y que los espectadores han convertido en un éxito desde el mismo día de su estreno, el pasado 19 de abril.


La cuidada escenografía de Enric Planas ha transformado el Lliure en la cocina de un piso antiguo, el lugar donde encuentran refugio cuatro almas solitarias que se acercan a los 60 años, cada uno de ellos con un drama importante a sus espaldas, un peso enorme que se hace más soportable cuando se reúnen alrededor de una mesa para jugar a las cartas, único consuelo a sus existencias mediocres. De esta manera, los cuatro esperan que llegue un cambio en sus vidas, un golpe de suerte que haga que, por fin, la fortuna les sonría y puedan hacer realidad sus sueños; pero, para conseguirlo, estos antihéroes deberán tomar una decisión drástica, una última jugada maestra que les permita abandonar este rol de perdedores que el destino, implacable y cruel, les ha otorgado.

Pau Miró es el autor de este magnífico texto, una historia que nos presenta a sus protagonistas –y las tragedias que les acompañan– sin prisas, con unos diálogos pausados que permiten al espectador descubrir, poco a poco, la vida y las circunstancies de cada personaje. Miró reflexiona sobre la soledad de unos hombres sin demasiadas esperanzas en el futuro, desencantados con la vida, frustrados por haber apostado sus ilusiones a un número de la ruleta que nunca sale; así, el autor utiliza el juego como metáfora de una partida mucho más importante, la de la vida, un juego en el que los cuatro van perdiendo en el momento decisivo. Con todo, Els jugadors no se recrea en la amargura o la tristeza, ya que los cuatro se unen en un último y desesperado intento, una última apuesta que hábilmente transforma el drama que se apunta en la primera parte de la obra en comedia, sin olvidar un exquisito apunte musical que convierte la cocina en un luminoso escenario de Las Vegas, un delicado homenaje a Dean Martin, músico presente, de una manera u otra, en los ochenta minutos de la función.

Sin embargo, el gran acierto de este espectáculo lo encontramos en la elección de sus protagonistas, una selección de actores experimentados capaces de hacer que estos personajes crepusculares evolucionen de la tragedia inicial a la comedia final sin perjudicar su credibilidad; los cuatro realizan unas espléndidas interpretaciones, tan contenidas en los silencios como en los diálogos que los muestran desorientados y sin ánimo para continuar la lucha diaria. Así, Andreu Benito es el profesor que acoge en su casa a sus amigos, Jordi Boixaderas interpreta a un actor a quien la adrenalina se le dispara cuando roba en los supermercados, Jordi Bosch es el enterrador que busca consuelo en brazos de una prostituta, y Boris Ruiz se pone en la piel de un barbero que ha perdido su negocio y pronto perderá también a su esposa, que le engaña con otro.

Un texto inteligente, una excelente dirección, una perfecta puesta en escena y, sobre todo, unos actores extraordinarios avalan Els jugadors, una buena oportunidad para descubrir cómo es, de difícil, la vida de unos hombres solitarios y sin ilusiones, sin duda uno de los mejores espectáculos de la temporada barcelonesa, que ha sido tan bien recibido por el público que los responsables del Teatre Lliure de Gràcia se han visto obligados a prorrogar sus funciones.

"Els jugadors" se representará en el Teatre Lliure de Gràcia del 19 de abril hasta el 20 de mayo de 2012, y volverá a programarse del 6 de junio hasta el 17 del mismo mes.

Dramaturgia y dirección: Pau Miró
Intérpretes: Andreu Benito, Jordi Boixaderas, Jordi Bosch y Boris Ruiz
Escenografía: Enric Planas
Vestuario: Berta Riera
Iluminación: Xavier Clot
Espacio sonoro: Sila
Sonido: Marta Folch

Horarios: de miércoles a viernes, a las 20:30 horas; sábado, a las 18:00 horas y 22:00 horas; domingo, a las 18:00 horas
Precio: 25 €
Idioma: catalán
Duración: una hora y veinte minutos
 

To Top