Publicidad

Crítica: Dios hizo el mundo en siete días… y se nota

luis-piedrahita_2


El pasado 22 de octubre se instaló en la Sala 1 del Club Capitol, y dentro del ciclo de monólogos COMEDY ZOO, los animales de la comedia, la obra Dios hizo el mundo en siete días... y se nota, una reflexión humorística de poco más de 1 hora de duración sobre los objetos que tenemos más a mano, interpretada por el cómico Luis Piedrahita.



Desde el primer instante, uno se da cuenta de que éste no será un monólogo al uso: las luces del patio de butacas no se apagan cuando entra en escena el cómico, puesto que el espectador deberá participar en la función; este hecho sorprende, ya que el público se ha ido acostumbrando a los monólogos habituales, donde uno se limita a escuchar las cavilaciones del intérprete y reír sus ocurrencias. Y es que Piedrahita tiene la habilidad de involucrar al espectador en sus pensamientos, lo hace cómplice, logrando, en ocasiones, un diálogo más que un monólogo, en cierta manera similar al que pueda mantener cualquiera con su grupo de amigos. En este sentido, Piedrahita es valiente dando voz al espectador, porque esas pequeñas intervenciones podrían llegar a ponerle en algún aprieto; sea como sea, toda la experiencia que ha ido acumulando, tanto en teatro como en televisión o radio, le permite salir con éxito en todo momento de cualquier lance planteado desde la platea, además de lograr un espectáculo que será distinto cada día gracias a la participación de la gente.

El espectáculo en sí gira alrededor de aquellos objetos que se encuentran a nuestro alcance, ya sean maletas, botes de gel o pilas, incluso hay momento para la nostalgia al recordar algo tan de moda hace años y obsoleto en la actualidad: el walkman. Gracias a su capacidad para la observación, Piedrahita consigue ofrecernos una visión distinta de la cotidianidad (memorable es su disertación sobre las madres, tan acertada que se ganó la aprobación del público con sonoras risas y aplausos) y, tras una hora, logra dejar en el espectador la sensación de que, tal vez, siete días no fueran suficientes para crear un mundo perfecto, como apunta el título del espectáculo.

En esta obra, Luis Piedrahita se rebela como un humorista de gran talento, no sólo para arrancar carcajadas, sino también para mostrarnos una nueva visión de nuestra realidad. Ese talento es el que le ha llevado a colaborar con éxito en programas de televisión (actualmente podemos verlo en El hormiguero, pero ya nos sedujo antes con otra de sus habilidades, la magia, en Nada por aquí), como a participar en varias obras de teatro (5hombres.com, Entre fuerte y flojo, entre otras), incluso a debutar como director cinematográfico, junto a Rodrigo Sopeña, con la matemática y angustiosa La habitación de Fermat. Así, pues, estamos ante un gran comunicador que consigue salir más que airoso de cualquier reto que se proponga y del que, con toda seguridad, podremos disfrutar durante muchos años.

En definitiva, si usted quiere pasar una hora más que agradable, participar de un monólogo interactivo y reírse de aquellas pequeñas dificultades que salpimientan nuestra existencia, no lo dude: ésta es su obra.

"Dios hizo el mundo en siete días... y se nota" se representará en la Sala 1 del Club Capitol hasta el 1 de noviembre.


Intérprete: Luis Piedrahita
Producción: Zoopa
Dirección creativa: Santi Millán, Carlos Ortet y Juanjo Sánchez

Horario: De jueves a sábado, a las 23 h; el domingo a las 20:00 h
Precio: 19 €

To Top