Publicidad

Crítica: Cosmética del enemigo

cosmetica_del_enemigo_3

 

Mañana 27 de septiembre se despide del Teatre Borràs Cosmética del enemigo, un viaje directo a lo más oscuro del alma humana.



En Cosmética del enemigo no se nos permite ser espectadores. Nada más entrar en el teatro, también nosotros vamos a esperar un avión, un avión que anuncian con un retraso indefinido. Es entonces cuando jugamos al juego de interpretar y nos convertimos en viajeros curiosos, en una suerte de voyeurs fortuitos, casi involuntarios, en la sala de espera de un aeropuerto. Nos sentimos algo incómodos, a punto de rozar el claustrofóbico fastidio de los ascensores, temerosos de que un desconocido nos interrogue. Basta que sea otro la víctima para que rápidamente recobremos el resuello y agudicemos el oído.

Textor Texel es ese desconocido; Jérôme Angust, la víctima. Lo que a priori parece una simple interrupción, meras palabras para acortar el tiempo de espera, enseguida deviene un atajo directo a lo más oscuro del alma. Las confesiones del desconocido se suceden a intervalos pausados y por ello mismo asfixiantes y el diálogo se precipita a un punto sin retorno donde víctima y verdugo se confunden como en un juego de espejos.

Quien haya leído antes la obra de Amélie Nothomb esperará el único final posible, el aciago, el realmente liberador, que sin embargo sólo intuimos o presagiamos en su adaptación teatral. Quien no haya leído antes la obra de Amélie Nothomb se sentirá atrapado por su lenguaje medido, ingenioso, hiriente, y por una trama que difícilmente le dejará imperturbable.

“Cosmética del enemigo” se representa en el Teatre Borràs del 3 al 27 de septiembre de 2009.

Autora: Amélie Nothomb
Director: José Luis Sáiz
Actores: Jesús Castejón y José Pedro Carrión

Horarios: De miércoles a viernes a las 21:00 horas; sábados a las 19:00 y a las 21:30 horas; y domingo a las 19:00 horas.
Precio: De 19 a 28 €.

To Top