Publicidad

Crítica: Brots

Autor:

brots_2

Desde el pasado 1 de julio se ha instalado en el Teatre Condal, teatro que en los últimos tiempos se ha especializado en montajes cómicos, un espectáculo que, aparentemente, nada tiene de divertido: Brots, un funeral, de una hora y media de duración, dedicado al polifacético Enric Brots i Dalmau. Pero, si observamos que la ceremonia será oficiada por el tándem protagonista de El Messies, Toni Albà y Fermí Fernandes, uno tiene claro que esta obra será de todo menos seria y aburrida.

De forma solemne entran por el patio de butacas los tres oficiantes del homenaje, quienes dan el pésame a los (supuestos) familiares que se encuentran entre el público. Completamente compungidos, los tres, junto con un cuarto personaje encargado de acompañar con su música a los protagonistas, dan comienzo al funeral en un escenario presidido por la fotografía del difunto, pero donde pronto se producirán los primeros problemas. Tras una singular, y muy divertida, interpretación de "La vall del riu vermell", los encargados de la ceremonia inician los discursos en honor de Enric Brots i Dalmau, una figura clave dentro de la cultura catalana, considerado el "Leonardo de Vinci" catalán, y que destacó en facetas tan distintas entre sí como la de poeta, coreógrafo, guionista, actor, director, músico, y un largo etcétera.   

En Brots encontramos algo de humor negro (menos del que a priori uno espera) y mucho de humor absurdo. La obra parte de una buena idea, aunque ya la habíamos visto con anterioridad, por ejemplo en el cine: los disparates que se pueden producir en una situación tan solemne y poco dada al humor como puede ser un funeral. A pesar de esa buena idea de partida, el texto se muestra irregular, alternando gags originales y surrealistas (la divertida ofrenda de flores al difunto, tanto por parte de los actores como, sobretodo, por parte de los familiares del difunto, o la transmutación de Albà en un divertidísimo simio) con otros que se vuelven algo repetitivos (quizás se abusa del gag sobre los problemas a la hora de poner el vídeo o las diapositivas, o de las múltiples ocasiones en las que los actores representan las pinturas y fotografías que el difunto realizaba, acabando siempre con unos guiños sexuales que tan sólo a un determinado público entusiasmaron), y que alargan la función de forma innecesaria. Seguramente estas lagunas argumentales sean demasiado lastre para aquellos que esperaban volver a reír a carcajadas con la complicidad que existe entre esos dos grandes cómicos que son Toni Albà y Fermí Fernandes.

Por lo que respecta a los intérpretes de Brots, no hay nada que objetar: por un lado, Gerard Domènech se muestra correcto en el papel de profesor de lágrima fácil; Fermí Fernandes es el sarcástico profesor encargado de remarcar los errores del panegírico escrito por uno de sus compañeros; Xavier Macaya está fantástico dando un toque musical, tanto con la guitarra como con el violín, pero, por encima de sus compañeros, destaca la actuación de Toni Albà, quien ofrece una interpretación tan divertida como esquizofrénica, tan pronto está abroncando al técnico encargado del proyector como se disculpa ante la viuda entre sollozos.

En definitiva, y a pesar de los altibajos del texto, Brots es una divertida forma de encarar algo tan serio como un funeral, y es recomendable para aquéllos quienes hayan sufrido un ataque de risa en momentos tan poco oportunos como puede ser un entierro.

“Brots”
se representa en el Teatre Condal hasta el 31 de julio de 2010.

Autores: Toni Albà, Fermí Fernandes, Gerard Domènech, Xavier Macaya (música) y Antonio Santoyo (música)
Dirección: Watashi Tachi
Intérpretes: Toni Albà, Fermí Fernandes, Gerard Domènech, Arcadi Garriga y Xavier Macaya (músico) / Antonio Santoyo (músico)
Vestuario y escenografía: Moichido Watashi
Diseño de iluminación: Tinoa Blayon
Producción: Toni Albà S.L.

Horarios: miércoles, jueves, viernes y sábado, a las 22:00 horas y domingos y festivos a las 20:00 horas.
El sábado 24 de julio no habrá función.


Precio: Miércoles y jueves 23 €; de viernes a domingos y festivos 27 €.

Duración del espectáculo: 90 minutos (sin entreacto)
Espectáculo en catalán.


To Top